La escuela infantil Tamaral construida junto a una línea de alta tensión

Ecologistas en Acción de Majadahonda exige protección total, de las escuelas infantiles, viviendas y personas, frente la contaminación electromagnética

La escuela infantil Tamaral, de Majadahonda, ha sido construida junto a una línea de alta tensión, sin que el gobierno municipal haya protegido a las niñas y niños de los peligrosos campos electromagnéticos que tales infraestructuras originan. No ha obligado a la empresa Iberdrola a enterrar adecuadamente el tendido eléctrico.

Continuamente se registran nuevas evidencias de los efectos adversos que tienen para la salud de las personas, y más aún para la salud de las niñas y los niños, las exposiciones a los campos eléctricos, magnéticos y electromagnéticos que generan las líneas de alta tensión o las antenas de telefonía móvil. Así ha quedado puesto de manifiesto en la reciente reunión de la Comisión Internacional para la Seguridad Electromagnética celebrada los días 22, 23 y 24 de febrero de 2006 en Benevento, Italia.

Las administraciones públicas municipales, autonómicas y estatales deben planificar las líneas de alta tensión y las antenas de telefonía móvil de forma que se reduzca al mínimo la exposición de las personas a los mencionados efectos negativos.

Las instalaciones eléctricas y de telecomunicaciones deben estar sometidas al principio de precaución y a la revisión periódica pública, comprobando los datos de emisiones e informando de forma regular a todas las personas susceptibles de ser afectadas.

Las escuelas infantiles, los centros de enseñanza primaria, secundaria y universitaria, los hospitales, las áreas residenciales, los centros de trabajo, y los modos y medios de transporte público colectivo, deben estar libres de emisiones electromagnéticas.

Algunas personas, e incluso científicos, tratan de negar que los campos electromagnéticos, provocados por los tendidos eléctricos y las antenas de telefonía móvil, son nocivos para la salud, al tiempo que también tratan de negar que los gases con efecto invernadero, generados por los combustibles de los automóviles, están cambiando peligrosamente el clima, pero estos intentos de distorsionar la realidad no pueden impedir la actuación sensata de las administraciones públicas, y por eso éstas deben aplicar el principio de precaución ya que existe la evidencia de que los campos electromagnéticos están provocando daños en la salud de las personas, aún cuando la naturaleza exacta y la magnitud de dicho daño no son aún comprendidos en todas sus dimensiones.

Izquierda Unida presentará una moción al próximo pleno municipal referida a la protección de la salud de las niñas y niños de la escuela infantil

Por todo ello, y de forma inmediata, Ecologistas en Acción exige que el Gobierno Municipal de Majadahonda realice el soterramiento de la línea de alta tensión que afecta a la Escuela Infantil Tamaral.