Satisfacción por el auto sobre las Navas del Marqués

Al Colectivo Cantueso-Ecologistas en Acción de Ávila le parece una medida adecuada la tomada por los juzgados abulenses de detener todas las obras de desbroce y desmonte, incluida la tala de pinos, en la zona en litigio de las Navas del Marqués, especialmente porque la única medida tomada para detener las obras era la orden dictada por el ayuntamiento de la localidad, quien también dio el permiso para comenzarlas.

La denuncia presentada por Colectivo Cantueso-Ecologistas en Acción de Ávila a la que se unió el fiscal de Medio Ambiente a petición de nueve organizaciones ecologistas contempla la detención inmediata de las obras de desmonte y deforestación; investigar la posible comisión de un delito ecológico y otro de prevaricación.

Aspecto del monte tras la tala con indicios de ilegal.

Ahora el juez ha decidido comenzar con las dos primeras acciones quedando abierta la posibilidad de continuar con la de prevaricación, como se puede ver el en texto íntegro del auto, lo que es un motivo de satisfacción comprobar que los delitos ecológicos también son tenidos en cuenta y pueden acarrear condenas, lo que ayuda a evitar el sentimiento de impunidad con la excusa de llevar un real o supuesto desarrollo a determinado municipio.

Colectivo Cantueso-Ecologistas en Acción de Ávila recuerda que en sus más de 20 años de historia es la primera vez que debe acudir a la vía judicial para detener lo que a su juicio fue un ataque muy grave y premeditado contra el medio ambiente abulense. Si esto ha sido así es porque han concurrido cinco circunstancias.

1.Los terrenos que se pretendían urbanizar fueron comprados con el dinero de todos los castellanos y leoneses para ser conservados y preservar sus valores ecológicos. Dichos terrenos posteriormente se vendieron a una empresa para construir en ellos, pero como faltaba terreno para la urbanización se quitaron hectáreas del monte público que además era zona crítica (incumpliendo la normativa europea). Urbanizarlos supone destinar los fondos para fines distintos, cuando no opuestos, para los que fueron concedidos. Al Colectivo Cantueso-Ecologistas en Acción de Ávila le sorprende la actitud de los ingenieros Sabas Yagüe, responsable de la zona, y Nicolás González, responsable de espacios naturales; ambos de la Junta de Castilla y León que han permitido la tala, han permitido que terrenos que estaban calificados como área critica y dentro de un monte de utilidad pública, pasen a ser suelo urbanizable.

2.Ahora mismo la cigüeña negra es un beneficio económico en sí mismo, porque la UE entrega abundantes fondos para su conservación. Dinero que llega sin necesidad de inversiones previas y que corre peligro de cortarse si acciones como estas son conocidas en los foros europeos, que ya han dado toques de atención sobre las desmedidas acciones urbanísticas realizadas en otros lugares de España.

3.No se debe olvidar que la lucha por defender determinadas especies no es únicamente por el animal en sí, sino por todo el entorno vegetal y animal que le permite vivir y procrear. Este entorno es siempre muy rico y del que, bien gestionado, se puede sacar beneficios turísticos, madereros, biotecnológicos, farmacológicos y de muchos otros campos cuyo valor presente y sobre todo futuro no podemos conocer.

4.La sentencia podía no ser firme, pero hasta que se presentara recurso, este recurso fuese admitido a trámite y se dictase un nuevo fallo la sentencia del TS de Castilla y León era la única existente, por lo tanto no se podía ignorar.

5.Quizá la razón más importante para acudir a los juzgados consistía en que una urbanización en esa zona supone destruir casi totalmente el ecosistema; porque se extrae la tierra fértil para construir los cimientos, se deforesta la zona, se pavimenta para abrir las calles y aceras... los grupos inscritos en la Federación de Grupos ecologistas de Ávila quieren reiterar que no están en contra de la construcción de urbanizaciones y campos de golf en nuestra provincia. Está en contra de determinados emplazamientos como los elegidos en las Navas del Marqués, especialmente cuando los municipios beneficiarios cuentan con zonas perfectamente edificables y urbanizables a pocos cientos de metros. Erróneamente se piensa que el elegido es el único sitio posible cuando existen otros.

Por último hacer hincapié en que no está en contra de la construcción ni en contra de los campos de golf, como tampoco está en contra de las infraestructuras ni de las energías. Está en contra de la construcción en determinadas áreas, en contra de sustraer recursos hídricos para mantener una vegetación extraña a nuestro clima, en contra de determinados trazados de infraestructuras y en contra de la energía nuclear.