Exigimos la dimisión del director del Parque Natural Sierra de Grazalema

Ecologistas en Acción acusa a la Consejería de Medio Ambiente de complicidad con la utilización de lazos para exterminar depredadores

En enero de 2004 Ecologistas en Acción denunció ante la dirección del Parque Natural de la Sierra de Grazalema la existencia de numerosos lazos en un vallado de la finca “Rancho La Santa”, ubicada en la Garganta del Boyar, término municipal de Grazalema, y propiedad de Pedro Mateos Salguero. Los lazos, confeccionados con cables de acero, estaban colocados en unos huecos dejados al efecto en la alambrada para facilitar el paso a los depredadores, paso que se convierte en una trampa mortal al quedar los animales enganchados por el cuello y morir ahorcados al intentar soltarse. En uno de esos lazos encontramos un zorro ahorcado, pero lo mismo podrían haber caído tejones, meloncillos o gatos monteses.

Este método está terminantemente prohibido por las legislaciones autonómica, estatal y comunitaria. La prohibición de uso de métodos de caza no selectivos, con indicación expresa de lazos y cepos, está contemplada en el Convenio de Berna de 1979, relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural en Europa; en la Directiva Hábitats 92/43, relativa a la Conservación de Hábitats Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre; en la Ley 4/89 de Conservación de los Espacios Naturales y de la Flora y Fauna Silvestre; y en la recientemente aprobada Ley 8/2003 de la Flora y Fauna Silvestre de Andalucía. Incluso la Ley Orgánica 10/1995 del Código Penal contempla como delito, en su art. 336, la caza con métodos y artes no selectivos, como es este caso. Este hecho es más grave si cabe si se tiene en cuenta que se está produciendo en uno de los espacios naturales más valiosos de Andalucía y a un escaso centenar de metros de la Zona de Reserva de este Parque Natural.

En junio de ese mismo año Ecologistas en Acción denunció que el director del Parque Natural había autorizado a cotos de caza el uso de lazos y trampas para eliminar los depredadores. La justificación era el exterminio de zorros y perros asilvestrados, pero teniendo en cuenta que estos métodos no son selectivos, puede caer cualquier tipo de depredador protegidos por la Ley. Estos lazos se vienen utilizando sin ningún tipo de control, lo que puede provocar consecuencias desastrosas sobre la biodiversidad de este espacio protegido. Estas autorizaciones están fomentando de nuevo la “cultura del alimañero” tradicionalmente enquistada en buena parte del sector cinegético que considera a los depredadores competidores directos por la caza. En virtud de ello, son los mamíferos carnívoros y las rapaces las especies más perseguidas, a pesar de que la mayoría están protegidas por la Ley.

Pues bien, Ecologistas en Acción ha venido requiriendo estos dos últimos años información sobre el estado del expediente abierto al responsable de la colocación de los lazos en la finca “Rancho La Santa”, lo que sistemáticamente se nos ha negado. Ahora, ante la pregunta realizada por los representantes ecologistas en la última sesión de la Junta Rectora, el director del Parque ha reconocido que nunca se abrió expediente, lo que es un hecho muy grave máxime si se tiene en cuenta el parentesco de la persona implicada con influyentes dirigentes del PSOE de Grazalema.

Ecologistas en Acción entiende que personas así no pueden dirigir un Parque Natural y exigen su inmediata dimisión.

Ecologistas en Acción pedirá a la Junta Rectora que se abra una investigación sobre las autorizaciones de lazos y trampas en este Parque Natural y las actuaciones realizadas por su director ante las denuncias existentes.