Medidas urgentes para proteger y recuperar el Águila-Azor Perdicera

El Águila-Azor Perdicera es una especie declarada en peligro en Europa y cuyas poblaciones se distribuyen concentradas en el arco mediterráneo. España alberga según datos del censo de 2005 entre 733 y 768 parejas, lo que supone el 70 % de los efectivos continentales. Factores como la mortalidad no natural, provocada principalmente por la electrocución con tendidos eléctricos y la caza ilegal, y la destrucción y alteración de los hábitats de nidificación y dispersión, desnivelan la balanza a la hora de ofrecer un panorama sombrío para esta bellísima y singular rapaz. Ello a pesar de los muy significativos avances que se están dando en la puesta en práctica de medidas de protección y conservación. Así, el recientemente publicado Libro Rojo de las Aves en España (2005) ha incluido igualmente al Águila-Azor Perdicera entre la especies “En peligro” y siete Comunidades Autónomas de las doce en las que nidifica (Castilla-La Mancha, Aragón, Madrid, La Rioja, Navarra, Murcia y el País Vasco) la han catalogado legalmente como “en peligro de extinción”.

Los estudios científicos y los trabajos presentados han puesto de manifiesto una serie de cuestiones muy importantes que demanda la especie. Las prioridades de actuación para sacar al Águila-Azor Perdicera de la lista de especies en peligro son claras y los participantes en el Seminario hacen un llamamiento a todos los responsables, particularmente de las administraciones con competencias medioambientales, de los Gobiernos Autonómicos y del Ministerio de Medio Ambiente y también a todos los colectivos y entidades implicadas para que su puesta en práctica sea inmediata y eficaz.

Como instrumentos de coordinación y de actuación a nivel estatal, es esencial y perentoria la aprobación tanto de la Estrategia Nacional para la Recuperación del Águila-Azor Perdicera como del Real Decreto sobre el establecimiento de medidas en instalaciones eléctricas de alta tensión con objeto de proteger la avifauna. Ambos documentos se encuentran inexplicablemente paralizados.

La Red Natura 2000, en particular la red de Zonas de Especial Protección para las Aves, se ha constituido como la base de referencia a la hora de abordar la protección territorial del Águila-Azor Perdicera a escala nacional y regional. En este crucial asunto hay que actuar ampliando la red de ZEPA en las que el Águila-Azor Perdicera está presente tanto como nidificante como sobre todo en las áreas de dispersión.

Para garantizar la conservación de la especie a medio-largo plazo se observa con profunda preocupación el efecto que el desarrollo masivo de infraestructuras de transporte, líneas eléctricas, urbanizaciones, parques eólicos, e intensificación de las actividades agrícolas, cinegéticas y forestales está teniendo sobre las áreas naturales.

Por su parte para evitar la disminución de los efectivos poblacionales en zonas de riesgo de extinción y, lo que es más importante, para favorecer la recuperación de la población de la especie hay que actuar urgentemente contra las causas de mortalidad no natural, es decir, hay que remodelar los tendidos eléctricos peligrosos y hay que vigilar y penalizar severamente la caza ilegal.

Finalmente, el Seminario ha puesto de relieve como el factor limitante para que todas las medidas propuestas sean eficaces es la adecuada disponibilidad de medios humanos y materiales en las administraciones competentes.

Castilla- La Mancha:

Dado que el Seminario se ha realizado en Toledo se ha prestado una especial atención a la situación del Águila-Azor Perdicera en Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha se está mostrando como una las Comunidades Autónomas en la que más se está trabajando con el Águila-Azor Perdicera. Sin embargo estos esfuerzos en la práctica son insuficientes para atender las necesidades de la especie. Así, con 85 parejas en toda la región según el último censo, la población se mantiene con muchas dificultades y se ha observado un notable descenso de parejas nidificantes en las provincias de Guadalajara, Cuenca y Albacete, a la vez que en la provincia de Toledo y en las zonas de dispersión de Toledo, Ciudad Real y Albacete se han detectado las mayores tasas de mortalidad por tendidos y caza ilegal de toda España.

Por ello, se demanda de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural cuatro cuestiones fundamentales:

- Mejorar, ampliando significativamente, la delimitación de zonas protegidas ligadas a la protección del Águila-Azor Perdicera.

- Aplicar medidas urgentes para evitar la mortalidad no natural de la especie. En concreto, puesta en práctica de un plan anual de rectificación de tendidos eléctricos peligrosos, de un plan de vigilancia de nidos que sufran molestias y de un plan para la persecución de la caza ilegal.

- Reevaluar y, en su caso, descartar aquellos planes, proyectos y sistemas de producción agraria, incluida la cinegétcia y la forestal, que supongan una grave amenaza para la especie y sus hábitats.

En cuanto a planes de los que se derivarían graves consecuencias para la especie y sus hábitats destacan los de carácter urbanístico y de grandes infraestructuras que afectan a comarcas como la Alcarria (desarrollos urbanísticos y nueva autovía), Campo de Calatrava y eje Toledo-Ciudad Real-Puertollano (desarrollos urbanísticos, nuevas autovías y nuevo aeropuerto) y a la provincia de Cuenca (desarrollos urbanísticos, nueva autovía y nuevo ave).

En cuanto a proyectos, se urge a la Consejería de Medio Ambiente a que retire el del nuevo Vertedero de RSU proyectado en la Dehesa Aceituno de Toledo que afecta a un área crítica para la especie y directamente a una de las últimas diez parejas que quedan en la provincia. Asimismo ha de ser retirados los proyectos de diversos parques eólicos que se ubican en zonas de nidificación especialmente en las provincias de Cuenca y Albacete y en el área de dispersión del Campo de Montiel.

- Dotar de mayores medios técnicos, de vigilancia y de sanción tanto a las Delegaciones Provinciales como a los Servicios Territoriales de la Consejería de Medio Ambiente.

Grupo Asistentes Seminario en visita a Castejón

Al Seminario han asistido un total de 70 participantes entre los que se han contado expertos de las Universidades de Barcelona y Alicante, especialistas y miembros de organizaciones de defensa del medio ambiente, en particular de Ecologistas en Acción y SEO-Birdlife, técnicos del Ministerio de Medio Ambiente y de las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha, Valenciana, Murcia, Extremadura y Andalucía, y técnicos de empresas eléctricas y de consultoras de medio ambiente.

El Seminario ha sido organizado por Ecologistas en Acción con la participación y el apoyo de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, de la revista de naturaleza Quercus y con la colaboración de la Obra Social y Cultural de Caja Castilla-La Mancha y del Ayuntamiento de Toledo.