Alegaciones al campo de golf en Eras de Renueva

Ecologistas en Acción de León ha pedido que la Declaración de Impacto Ambiental se suspenda hasta que se asegure el cumplimiento de la legalidad. En todo caso solicita que se emita informe desfavorable por los motivos que se resumen en los siguientes puntos:

- El enorme consumo de agua potable para riego del césped, que se captará del acuífero subterráneo Esla -Valderaduey, o bien se detraerá de la red de distribución del Servicio Municipalizado de Aguas de León (como se infiere de la documentación del plan parcial de la urbanización colindante). Caudales de 124.502.000 litros/año según el informe, que nosotros estimamos en unos 180.000.000 l/año.
- Por la contaminación del agua (superficial y subterránea), el suelo y el medio natural que suelen provocar los herbicidas, abonos y productos químicos que se emplean y por los posibles daños a la vegetación y a la avifauna y otras especies animales del Monte San Isidro que beben en los manaderos de la zona.
- Por la arbitraria e injustificable motivación y municipalización de unas instalaciones cuya puesta en obra y mantenimiento atentará contra el verdadero “interés general” de la ciudadanía pues ni persiguen la satisfacción de necesidades esenciales de la población, ni garantizan la correcta conservación de los bienes de dominio público.

Al mismo tiempo nos hemos dirigido al Presidente de la CHD pidiendo urgentemente:

- Que se realice el deslinde oficial del dominio público hidraúlico en el sector ULD 01-01, empezando por la margen izquierda del río Bernesga donde se sitúa el campo de golf.
- Que, con la misma prioridad, se delimiten las zonas inundables (alcanzadas estadísticamente por avenidas de 50, 100 o 500 años) y se excluyan estos terrenos del campo de golf.
- Que se nos facilite información de los pozos que se pretende ejecutar sobre el acuífero (U.H. 02-06 Esla-Valderaduey), dada nuestra intención de participar, llegado el caso, en la información pública previa a las preceptivas autorizaciones y concesiones administrativas.
- Que se prohíba el vertido directo al río Bernesga y se obligue a los promotores a depurar las aguas residuales que genere el campo de golf y la urbanización colindante, antes de derivar estas aguas a la red pública de saneamiento y a la EDAR de la Mancomunidad de León y su alfoz.

La proliferación de escándalos urbanísticos ha puesto en evidencia la hipocresía con la que se apela al “interés general” en la promoción de campos de golf, instalaciones deportivas para un deporte elitista y minoritario, cuya verdadera motivación es recalificar terrenos rústicos y revalorizar las viviendas que se construyen al lado.