El POTA y el acuerdo del Pleno obliga un nuevo PGOU

El POTA y el acuerdo del Pleno apoyando las demandas de las entidades sociales obligará a la elaboración de otro PGOU.

Ecologistas en Acción hará un seguimiento para que los partidos respeten los compromisos adquiridos en defensa de las zonas forestales, la protección del patrimonio histórico y la mejora de las barriadas populares, acordado por unanimidad en el Pleno de ayer.

Las cosas comienzan a cambiar, cada vez son más los ciudadanos que son capaces de oponerse abiertamente a la política especulativa que está destruyendo nuestras ciudades, nuestros paisajes y nuestro medio ambiente. La significativa respuesta a la manifestación contra la especulación urbanística, contra la deforestación y contra la exclusión social así lo demuestra. Los ciudadanos no estamos dispuestos a seguir consintiendo que unos pocos se estén haciendo de oro a base de recalificaciones masivas y a la adquisición de terrenos públicos a bajo precio para urbanizarlos mientras El Puerto y su término municipal se degrada más y más, sin aportar soluciones a nuestras necesidades.

La respuesta a la convocatoria de la mayoría de entidades sociales de la ciudad (2000 personas) demuestra que la gente está harta de una política urbanística dirigida a promocionar urbanizaciones de segunda y tercera residencia, campos de golf, centros comerciales..., política que ha provocado la destrucción de dos millones de metros cuadrados de terrenos forestales y la demolición de importantes edificios histórico. En El Puerto, han proliferado las urbanizaciones de lujo mientras que las barriadas sociales siguen sin los más mínimos servicios y equipamientos, desencadenando una grave problemática en la convivencia ciudadana.

La falta de argumentos de los que han promovido la especulación y la destrucción sistemática de nuestros terrenos forestales se pone de manifiesto en su incapacidad de refutar las propuestas de las entidades sociales convocantes de la manifestación. No deja de ser sintomática la presencia de políticos de la mayoría de los partidos en la manifestación, algunos de los cuales son corresponsables del caos urbanístico de El Puerto. Sorprendente ver al vicepresidente de IP, partido en el gobierno, con una cartel de Ecologistas en Acción, y menos sorprendente la ausencia de dirigentes del PSOE, cuyo alcaldable nos tienen acostumbrados a que siempre tiene una “reunión” cuando hay que mojarse en apoyo al interés general de la ciudad. La afirmación de Silvia Gómez, portavoz de IP, en el Pleno: “la ciudad que tenemos es la que los portuenses quieren”, basándose en los votos que le dan representación (uno de cada seis ciudadanos, no se olvide) es un grave insulto a la ciudadanía que diariamente vive el deterioro de la calidad de vida en El Puerto. Las elecciones están cerca y ahora no vamos a permitir que los partidos se apunten al rebufo del éxito de las movilizaciones y demandas sociales y medioambientales; lo que exigimos son compromisos y hechos no promesas para salir en la foto.

La obligación de incluir las propuestas aprobadas en Pleno y presentadas por la práctica totalidad de las entidades sociales de El Puerto, las prescripciones de la Declaración de Impacto Ambiental y el recientemente aprobado Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía (POTA) obliga a la redacción de un nuevo PGOU. El documento que pretender llevar próximamente a Pleno está muerto, y por ello consideramos que no sería ni siquiera conveniente perder el tiempo en su discusión. Los ciudadanos, la Declaración de Impacto Ambiental y el Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía, así lo exigen.

Si el Ayuntamiento se había empeñado en duplicar el suelo urbano y urbanizable, ahora por ley sólo podrá recalificar un máximo del 40% en relación con el suelo urbano del Plan del 91, si pretendía crear una macrociudad fantasma con capacidad para 250.000 habitantes, ahora sólo podrá planificar viviendas para un crecimiento máximo del 30%, unas 25.000 personas, por lo que tendrá que reducir las 36.700 viviendas previstas a unas 10.000 como máximo.

Ecologistas en Acción ya advirtió en sus Alegaciones de forma reiterativa que este PGOU era inviable y propuso medidas de adaptación del PGOU al POTA entonces en tramitación y a la Declaración de Impacto Ambiental, pero el Equipo de Gobierno, tanto IP como el PSOE, las rechazaron, acusándonos, como siempre, de catastrofistas y de obstaculizar el “desarrollo”. El tiempo nos está dando la razón, y el equipo de gobierno ha llevado a la ciudad a un callejón sin salida.

Ecologistas en Acción ofreció ayer en el Pleno al alcalde y a todos los grupos municipales un pacto con las entidades sociales para elaborar un PGOU consensuado que dé solución a los problemas reales de los ciudadanos y no a las expectativas de lucro de algunos promotores inmobiliarios y a los intereses personales de algunos políticos y ex políticos.

Ecologistas en Acción seguirá trabajando para que se proteja la totalidad de terrenos forestales, por una política de vivienda que priorice las demandas de la población local, sobre todo de los jóvenes, por una efectiva protección de patrimonio histórico de El Puerto, amenazado por la especulación y la piqueta, y por la solución a los graves problemas de marginación y exclusión social que viven muchos de nuestras barriadas.

¡Otro Puerto es posible!