El Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules ha vendido el futuro de su ciudad

El Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules (PSOE) aprueba un convenio para recalificar más de millón y medio de m2 incumpliendo las prescripciones del POTA.

Los especuladores siguen imponiendo el planeamiento en nuestros pueblos para favorecer los pelotazos urbanísticos.

El pasado 30 de noviembre el Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules aprobó en Pleno con los votos de PSOE, PP y el partido local VIDA (única oposición del grupo de Izquierda Unida), el polémico convenio urbanístico mediante el cual se pretenden recalificar un millón y medio de m2 declarados actualmente no urbanizables por su alto valor paisajístico, para construir en ellos mil seiscientas viviendas, un complejo hotelero y un campo de golf. Ecologistas en Acción presentó alegaciones a este convenio por entender que se trata de un nuevo caso de especulación urbanística que hipoteca el futuro de Alcalá, constituye un fraude a la función social del planeamiento y va en contra de la nueva política urbanística que aseguran los máximos dirigentes del PSOE y de la Junta de Andalucía que van a aplicar para evitar la especulación y la corrupción urbanística.

La urgencia de este Ayuntamiento, gobernado en minoría por el partido socialista, se debe a la inminente promulgación del decreto que regulará la construcción de los campos de golf y de la nueva Ley del Suelo que limitará el crecimiento de las ciudades tanto en suelo construido como en población. En contra de las declaraciones de los dirigentes socialistas, de las recomendaciones de los foros de expertos y del Plan de Ordenación Territorial de Andalucía (POTA), recientemente aprobado por el Parlamento andaluz y por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules camina contracorriente dando luz verde a otro proceso de especulación urbanística que enriquecerá a los promotores y hundirá el poder adquisitivo de los habitantes de Alcalá al tener que sufrir la subida generalizada de precios que supone este tipo de crecimientos urbanos.

Frente al modelo de ciudad compacta, sostenible en consumo de suelo, gasto energético y uso del agua, eficacia de desplazamientos, etc., el Ayuntamiento apuesta por la segmentación de la ciudad en pequeños núcleos que a la larga se convierten en guetos sociales: los ricos, los turistas, los pobres, los que resisten en el abandonado casco antiguo... El Ayuntamiento ha preferido vender el futuro de la ciudad al interés de unos particulares por un puñado de euros (1.750.000 € exactamente). El alcalde admitió que el POTA limita y controla el crecimiento de las ciudades en base a criterios de sostenibilidad, pero aseguró que la Consejera de Obras Públicas le ha garantizado que habrá tratamientos especiales donde estas directrices se aplicarán con menos rigidez y Alcalá será uno de ellos. Hecha la ley, hecha la trampa. ¿Significa esto que el POTA se aplicará solo a Ayuntamientos que no sean del PSOE?

Es inexplicable que mientras el Presidente de la Junta ha presentado recientemente en el Puerto de Santa María un proyecto urbanístico -La Florida- destacando su coherencia con los principios de continuidad y conexión urbana, de dotación de servicios, viviendas sociales, etc., en otra población un equipo de gobierno del mismo partido apueste por un modelo totalmente opuesto y que además lo respalde la Consejera de Obras Públicas que debe velar por la sostenibilidad urbanística y el cumplimiento de la legalidad. Si nos siguen engañando a los ciudadanos tendremos que pensar que todo es Marbella y que detrás de todo convenio urbanístico hay intereses políticos o económicos inconfesables que llevan incluso a incumplir normas que se acaban de aprobar.

Desde Ecologistas en Acción pensamos que en Alcalá de los Gazules, en puertas de un nuevo PGOU, se está perdiendo una importante oportunidad para demostrar que una población puede desarrollarse sin esquilmar sus recursos ni hipotecar su futuro, que puede definir su crecimiento en base a las necesidades sociales, mejorando su núcleo consolidado y la accesibilidad interior, mejorando los servicios, explotando su situación privilegiada en el parque natural, etc. y no seguir apostando por modelos urbanísticos ya trasnochados que llevan a un camino sin retorno.

El futuro de Alcalá de los Gazules estaba en el Parque Natural de los Alcornocales y no parece que haya cambiado nada, luego se puso el objetivo del desarrollo en la autovía A-381 y esta pasó de largo,... ¿ahora es el turismo de golf? ¿Cual será el próximo sueño?

Ecologistas en Acción exigirá a las Consejeras de Medio Ambiente y Obras Públicas un claro rechazo a este tipo de macroproyectos urbanísticos que, según ellas, ya eran cosa del pasado. Ahora tienen la oportunidad de demostrar que están por acabar con este modelo que ha propiciado un urbanismo especulativo y corrupto.




Visitantes conectados: 625