La calidad del aire en la ciudad de Madrid en 2006

Ecologistas en Acción ha presentado hoy un informe que analiza la calidad del aire en Madrid durante 2006. Los datos no dejan lugar a dudas: la contaminación atmosférica de la capital por partículas en suspensión ha alcanzado los valores más altos de los últimos seis años. Desde 2004, coincidiendo con la gestión de Gallardón al frente del ayuntamiento y sus faraónicas obras de la M-30, la contaminación por partículas en suspensión no para de crecer año tras año. Un año más, la contaminación de la ciudad supera los valores límite establecidos por la legislación europea para partículas en suspensión y dióxido de nitrógeno, a causa del excesivo tráfico de automóviles, provocando un grave impacto sobre la salud pública. El Ayuntamiento, lejos de cumplir la ley poniendo en práctica un plan para reducir esta contaminación, se gasta el mayor presupuesto de la historia en favorecer aún más el uso del coche, con la ampliación de la M-30.

La contaminación atmosférica incide en la aparición y agravamiento de enfermedades respiratorias, así como otras asociadas, como las vasculares y cánceres. Un reciente estudio de la Comisión Europea calcula que la contaminación atmosférica provoca en la UE unas 350.000 muertes anuales, 16.000 de ellas en España. En nuestro país fallecen 3 veces más personas a causa de la contaminación atmosférica que por los accidentes de tráfico y casi 11 veces más que en accidente laboral.

De acuerdo con los datos publicados por la red de medición de la contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Madrid, la calidad del aire de la ciudad ha empeorado significativamente en el año 2006, especialmente en lo relativo a la contaminación por partículas en suspensión. Esto ha ocurrido a pesar de las condiciones meteorológicas del segundo semestre del año, con abundantes lluvias, muy favorables para la dispersión de los contaminantes. Un año más la contaminación atmosférica en Madrid vuelve a rebasar los límites legales establecidos por la legislación europea para la protección de la salud humana, tanto para las PM10 como para el NO2.

La legislación vigente establece dos tipos de valor límite de contaminación por PM10: un valor límite diario y un valor límite anual. En 2006 el valor límite diario para las PM10, situado en 50 µg/m3, no debía rebasarse más de 35 días al año, para preservar una adecuada protección de la salud de los ciudadanos. Sin embargo, el valor límite diario se superó en 77 ocasiones en la media de la red de medición de la contaminación de Madrid. Es decir, los ciudadanos de Madrid se vieron expuestos a más del doble del número de superaciones del valor límite diario de PM10 establecido por la legislación europea. Este registro representa el peor dato de los últimos 6 años. El valor límite diario de PM10 se superó en 23 de las 26 estaciones que componen la red de medición de la contaminación atmosférica del ayuntamiento de Madrid. El peor registro se alcanzó en la estación de la plaza Luca de Tena, que con 182 superaciones, supone el valor más alto alcanzado en una estación desde 2001. Así pues, los vecinos del entorno de la plaza Luca de Tena han respirado un aire con una contaminación por PM10 superior al valor límite diario marcado por la legislación europea, la mitad de los días del año 2006. Por primera vez, 6 estaciones registraron más de un centenar de superaciones del valor límite diario: Pza. Luca de Tena (182), Pza. de Castilla (160), Fdez. Ladreda (140), Paseo Pontones (137), Cuatro Caminos (118) y Barrio del Pilar (112).

En cuanto al valor límite anual, la legislación establece que el valor medio anual de PM10 no debe exceder los 40 g/m3 para preservar una adecuada protección de la salud humana. Una directiva europea actualmente en preparación rebajará este valor límite anual a 33 µg/m3, que no deberán rebasarse en el año 2010. Los datos recogidos en el año 2006 indican que la media de la red de medición de la contaminación de Madrid ha llegado a los 37 µg/m3, el peor registro desde 2001, marcando una clara tendencia al alza respecto de los 34 µg/m3 registrados en los años 2004 y 2005. 10 de las 26 estaciones de la red del ayuntamiento de Madrid han superado el valor límite anual de PM10. Los peores registros se han producido en las estaciones de: Pza. Luca de Tena (54), Pza. de Castilla (48), Fdez. Ladreda (47), Santa Eugenia (45), Paseo Pontones (45) y Cuatro Caminos (44).

En relación con el NO2, el valor límite anual establecido por la legislación vigente para el año 2006 estaba fijado en 48 µg/m3, y dicho límite legal irá disminuyendo progresivamente (a razón de 2 µg/m3 por año) hasta alcanzar en el año 2010 el valor límite objetivo de 40 µg/m3, considerado el valor máximo compatible con una adecuada protección de la salud. Sin embargo, el valor medio de NO2 en el conjunto de las estaciones que componen la red de medición de la contaminación atmosférica de Madrid, fue de 61 µg/m3. Es decir, 13 µg/m3 más (un 27% más) que el límite legal de aplicación en 2006, y 21 µg/m3 más (52% más) con respecto al valor límite objetivo de 2010, para una adecuada protección de la salud humana. 20 de las 26 estaciones de medición de la contaminación atmosférica de la ciudad de Madrid superaron el valor límite anual de 48 µg/m3. Los valores más altos se registraron en las estaciones: Plaza Luca de Tena (105), Paseo de Recoletos (97), Marañón (86), Escuelas Aguirre (72) y Plaza de Castilla (71). Solamente dos estaciones (Pte. de Vallecas y Casa de Campo) registraron valores inferiores al valor límite objetivo de aplicación en 2010. La Tabla siguiente muestra cómo cada año el aire de Madrid está más lejos de cumplir con el valor límite para NO2 establecido por la legislación.

Año Límite legal aplicable cada año
(Valor límite + Margen de Tolerancia)*
Valor medio anual NO2 (promedio de la Red)* Diferencia*
2001 58 63 5
2002 56 62 6
2003 54 59 5
2004 52 61 9
2005 50 61 11
2006 48 61 13

* Valores expresados en µg/m3

La contaminación atmosférica en Madrid tiene una grave incidencia en la salud pública. El estudio europeo APHEIS 3 (desarrollado en 26 ciudades europeas) indicó que las superaciones del valor límite diario de PM10 (50 µg/m3) provocan 83 muertes al año en la ciudad de Madrid (considerando sólo los efectos a corto plazo). El estudio señalaba también que se podrían evitar 1.699 muertes prematuras cada año (58 muertes por 100.000 habitantes), si se redujera la media anual de PM10 a 20 μg/m3, o que una modesta reducción del valor medio anual de PM10 de sólo 5 µg/m3 podría prevenir 526 muertes anuales (18 por cada 100.000 habitantes). Otros estudios calculan que los madrileños perdemos entre 3 meses y 2 años de esperanza de vida a causa de la contaminación por PM10. Los resultados de estas investigaciones señalan la urgencia de actuaciones encaminadas a reducir la contaminación que originan los automóviles. En esta situación, y de acuerdo con la normativa legal vigente (artículo 6.1 del R.D. 1073/2002 de 18 de octubre) el ayuntamiento de Madrid está obligado a redactar un plan de mejora de la calidad aire encaminado a reducir los niveles de contaminación atmosférica por debajo de los límites establecidos. Este plan ha sido anunciado una y otra vez por el Ayuntamiento, pero aún no se ha puesto en práctica. La obstinada negativa a asegurar una calidad adecuada del aire por parte del Ayuntamiento de Madrid contrasta con su empeño en favorecer que cada vez más coches circulen por la ciudad, gastando el mayor presupuesto de la historia en las obras de ampliación de la M-30.