Oposición a la construcción de la autopista Toledo-Córdoba

El trazado de la autopista que irá desde Toledo a Córdoba afectará a especies que en nuestra Comunidad Autónoma se encuentra en grave peligro de extinción como es el águila imperial, el lobo o el lince ibérico. Especialmente grave sería la construcción de esta infraestructura para el lince ibérico ya que supondría el aislamiento de la única población viable que existe de esta especie en todo el mundo. Esta población se vería atrapada entre esta autopista y la A4 frenando todas las posibilidades de expansión de esta especie y echando con ello por tierra todos los esfuerzos económicos y humanos que se están invirtiendo para salvar a este felino.

También supondría la deforestación de un mínimo de 600 hectáreas de bosque mediterráneo afectando gravemente a zonas donde se encuentra los principales robledales de la mitad sur peninsular. Desarticulando una economía que durante siglos ha propiciado la conservación del medio ambiente sustituyéndola por otra donde prevalece el asfalto y el hormigón.

La construcción de nuevas autovías y autopistas implica, además, el aumento del transporte por carretera que es la principal causa en el Estado español de emisiones de dióxido de Carbono, gas que fomenta el devastador proceso de Cambio Climático, impidiendo así que nuestro Estado cumpla el compromiso adquirido con el protocolo de Kioto.

Nuestra organización estima que este proyecto estimularía el proceso urbanizador de zonas que hasta ahora han escapado de la vorágine urbanístico-especulativa; tal motivo es el que lleva a las organizaciones empresariales a presionar a las instituciones para que se realice este víal y no el interés público.

Ecologistas en Acción apuesta porque los miles de millones que costará esta infraestructura se inviertan en adaptar la línea de alta velocidad Córdoba-Madrid para favorecer el tráfico de mercancías por vía férrea y el aumento de trenes que comuniquen a las poblaciones de esta comarca, proporcionando de esta forma un modelo más sostenible y equilibrado, social y ambientalmente, en nuestro territorio.