¿Qué navidad quieres?

La Vocalía de Consumo Responsable de la Plataforma alcalareña del Voluntariado y de Ecologistas en Acción de Alwadi-ira te proponen:

A medida que se aproximan las fiestas navideñas, el comercio, y los medios de comunicación, lanzan sobre los ciudadanos la consabida ofensiva consistente en repetir, hasta la saciedad, mensajes de paz, de amor, y, sobre todo, de consumo. A nuestras obligaciones de ser felices, bondadosos, solidarios, entrañable-mente familiares, alegres y divertidos, se une la que se esta convirtiendo en la más sagrada de todas, la de comprar.

La celebración de la Navidad y el ir de compras se han convertido, en nuestra sociedad de consumo, en actividades complementarias cuando no sinónimas. La publicidad se ocupa de hacernos ver la necesidad de participar en estas fiestas, de convertirnos en protagonistas de los acontecimientos. Se nos trasmite la idea de que si no participamos, somos insolidarios, inhumanos, egoístas, aburridos, en definitiva, aguafiestas. Y ¿cuál es la mejor (cuando no única) forma de participar?, muy fácil, consumiendo, comprando.

El modelo de consumo en el que estamos instalados, homogeneizador, despilfarrador, cínico e individualista, contribuye, de forma decisiva, al mantenimiento de una situación social y ambiental poco o nada sostenible.

¿Qué navidad quieres?

¿La que te venden?

Celebrarás los días que se te digan

Nos marcan que días y personajes a celebrar, siempre que se gaste en regalos, decoración, comida y bebida. Da igual si son cristianos o paganos, si son importados o de aquí.

Lo harás con estos productos

No hay Navidad sin cava (con el anuncio más costoso del año o turrones (que llega a hacer publicidad con el lema el más caro del mundo).

Cocinarás mucha comida y cara

Las películas muestran pobres bajo la nieve mientras
promueven la comida opulenta. Si sobra, se tira, porque la comida siguiente tiene que ser diferente y exclusiva. Después hay malestar por la dieta hipercalórica, la digestión pesada y la resaca.

Comprarás regalos a todo el mundo

Hay que comprar tanto que no hay tiempo para pensar que necesita la otra persona o que me apetece
que tenga. La paga extra de navidad huye con la compra extra de navidad.

Las luces te cegarán

Las bombillas y villancicos de la calle están porque todo es grandioso por Navidad. No están para iluminar las fiestas sino para incitar a comprar (como a los pollos de las granjas intensivas que les ponen luces para que coman más).

Pondrás un árbol en el salón.

Se morirán pronto porque no pueden ser replantados (la raíz está cortada). La recogida de árboles sólo sirve para tranquilizarnos la conciencia. El de plástico no es ecológico, únicamente es menos perjudicial.

Llenarás a niños y niñas de juguetes.

Difícilmente los valorarán por la cantidad por la cantidad desmesurada que pueden recibir. Además, tampoco coinciden con las expectativas creadas por los anuncios. La mayoría están fabricados en maquilas (ciudades del Sur sin leyes laborales).

Comprarás mucha lotería

Gastamos mucho dinero para soñar -como el cuento de la lechera- que somos ricos de un día para otro, y calcular cuanto nos gastaríamos en algo que hasta ahora no hemos necesitado.

Es una idea del grupo Educación para la Acción Critica

www.edpac.org

¿o una más personal o ecológica?

Haz tu los regalos

Serán más personales y frenarán el consumismo.

Celebra el día tradicional de tu familia o país
Escoge sólo aquellos días más ligados a la tradición de tu pueblo

Planifica tus fiestas con antelación

Así no comprarás en grandes superficies de comida, juguetes, informática, etc ya que son los que lo ponen más fácil para soluciones de última hora.
¿Has mirado en las tiendas de artesanía de tu pueblo?

Regala usos en vez de objetos

Además de ser una idea mucho más ecológica, serás más original y potenciaras la actividad local.
¿unas entradas para el teatro?

Expresa que no deseas compras inútiles

Si prefieres que no te regalen nada, un detalle muy barato o un objeto que necesites, dilo. Lo agradecerás tú y la otra persona.

Saca provecho a los regalos que no necesites.

Aquello que no es útil para ti, puede serlo para otra persona; dalo. Si tus niños ya han tenido suficientes juguetes los puedes guardar para otra ocasión. O darlos a una campaña de recogida de juguetes.

Adorna tu casa con objetos reutilizables

Pide a tu imaginación como decorarías con lo que tiras al contenedor amarillo.
¿colgando bombillas fundidas pintadas?
¿con botes de yogur decorados con papel de color?

Conduce las relaciones familiares tal como las sientas

A muchas personas nos incomodan las relaciones
Falsas o forzadas. Esta Navidad vuelve a casa sólo si tu quieres (si has podido salir de la de tus padres claro)
¿Es verdad que a todos nos va tan bien?
¿No crees que las relaciones se tienen que mimar todo el año?

Si compras que sea a quien verdaderamente necesita vender

Regalando comercio justo también das un presente al Sur (con salarios dignos y sin explotación infantil). Y puedes comprar en empresas de inserción dando trabajos a personas con dificultades.

Sustituye el árbol con una planta

Pon tu planta preferida en un sitio especial y vístela de gala.