NO a la Energía Nuclear

La energía nuclear pugna por abrirse paso poco a poco en nuestro sistema energético. Amparándose en la necesidad de reducir radicalmente la emisión de gases de efecto invernadero y en la elevada dependencia energética de la Unión Europea, la Comisión Europea se propone reabrir el debate de la energía nuclear. Si bien es cierto que el uso masivo de combustibles fósiles que caracteriza el sistema energético de la Unión es en gran parte responsable del cambio climático, Ecologistas en Acción de Córdoba defiende una apuesta decidida por las energías renovables frente a la política de incremento de la nuclear.

La postura de la Comisión Europea no responde a una necesidad objetiva, sino a las presiones del poderosísimo lobby nuclear que opera en Bruselas en defensa únicamente de sus intereses inversores, nunca del interés general. No es de recibo la apuesta por la nuclear cuando los recursos de energías renovables disponibles podrían cubrir sobradamente las necesidades actuales y futuras como prueba el informe “RENOVABLES 2.050” elaborado por el Instituto de Investigaciones Tecnológicas de la Universidad Pontificia de Comillas en noviembre de 2.005 para Greenpeace en el que se demuestra que a nivel de la España peninsular, con la tecnología existente en la actualidad, para el año 2.050 podría cubrirse más de 56 veces la demanda de energía eléctrica y más de 10 veces la demanda de energía total (es decir, la demanda de energía eléctrica y de la energía necesaria para el transporte).

El informe citado demuestra que sólo la energía fotovoltaica integrada en los edificios podría producir mas del doble de la demanda de energía eléctrica para 2.050. La solar termoeléctrica por su parte podría generar mas de 35 veces la demanda de energía eléctrica para esa fecha, la energía de las olas podría generar tres veces la demanda, las chimeneas solares podrían generar también tres veces la demanda. A estas cifras habría que sumar además la energía procedente de la hidroeléctrica, la biomasa, la eólica terrestre, la eólica marina y la geotérmica de rocas.

Sin embargo la energía nuclear no ha resuelto los problemas de seguridad que caracterizan a este combustibles como ha quedado demostrado en los últimos incidentes ocurridos en centrales españolas que fueron ocultados a los organismos de control, prueba además de otro de los males que muestra el sector, que ha incorporado a este modelo energético el secretismo y el oscurantismo como armas para eludir cualquier mecanismo de control social.

La industria nuclear no ha resuelto tampoco los problemas de eliminación de residuos, que continúan generando una elevada alarma social. La resistencia popular a aceptar estos almacenes de residuos nucleares ha obligado a la industria a convocar una especie de “concurso público” para seleccionar candidatos a albergar cementerios nucleares.

Ante estas evidencias, Ecologistas en Acción Córdoba quiere proponer a la ciudadanía la apertura de un auténtico debate sobre el modelo de producción de energía, un debate que explique las complicidades existentes entre las administraciones y el sector de las energías convencionales (fósiles y nuclear). Estas complicidades son las que permiten continuas subvenciones a las energías convencionales en detrimento de las renovables que, como queda demostrado, tienen un potencial absolutamente inexplorado.




Visitantes conectados: 474