Alegaciones al PGOU: Jerez no se vende

El nuevo plan plantea construir más de 32.000 nuevas viviendas, duplicando el tamaño de la ciudad y articulando el crecimiento entorno a grandes vías de comunicación hechas a medida del coche en detrimento del peatón, el ciclista y minusvalorando el transporte publico. Un plan que apuesta por el ladrillo de manera descarada, sin justificación social y ambiental alguna que sustente el brutal crecimiento. Un plan que exige nueva y grandes cantidades de recursos como agua, suelo, energía y que seguirá aumentando la huella ecológica de la propia ciudad. Un plan que aboga por destruir los mejores suelos de cultivos que quedan en el extrarradio de la ciudad. Un plan que apuesta por desarrollar los suelos más cercanos al límite con el Puerto de Santa María, amenazando en un futuro con la creación de una conurbación entre las dos ciudades -o una megaciudad.

En todo el proceso en el que se ha ido fraguando el Plan se ha visto y comprobado que no hay un proyecto concreto y real de ciudad a la que se aspira a llegar en 2016. La única consigna y objetivo es conveniar con los promotores privados para urbanizar la mayor cantidad de suelo posible y construir un disparatado número de viviendas, alentando claramente la especulación urbanística. Al final, el Plan está hecho a medida del ladrillo, y los especuladores que van a ser los grandes beneficiados del PGOU, mientras que la ciudadanía jerezana será la triste perdedora, y tendrá que conformarse con una ciudad mas deshumanizada, mas contaminante, mas inabarcable...

Un Plan con demasiadas prisas -tanta como intereses ocultos en él-, hecho a la carrera y en el que la participación pública, real y efectiva, brilla por su ausencia, consignada a una exposición casi ininteligible, y eludiendo y censurando los debates públicos entre los redactores y la opinión crítica.

Por todo ello, desde Ecologistas en Acción, y con los demás integrantes de la Plataforma “Jerez no se vende” hemos presentado alegaciones al Plan, pidiendo que sea corregido en profundidad, reduciendo el número de viviendas y el suelo a urbanizar, y vuelto a exponer a información pública, para que la ciudadanía pueda participar de una forma real.

Panoramica de Jerez