Respuesta a la Alcaldesa sobre su política medioambiental

La alcaldesa Josefa Caro enumeró la semana pasada las iniciativas
medioambientales puestas en marcha en los últimos años por el Ayuntamiento
de Arcos. Ha puesto en marcha políticas de control de las basuras, de
vehículos abandonados, de la contaminación acústica, la recogida selectiva
de residuos, campañas y jornadas de educación medioambiental..., se va a
iniciar el proyecto de adecuación e integración del río Guadalete. Añade
que se están poniendo las bases para una política medioambiental que
recupera los valores del término arcense.

Desde Ecologistas en Acción valoramos positivamente estas iniciativas,
aunque las consideramos insuficientes. El Pueblo de Arcos se merece un
mayor respeto ambiental. En su gobierno, Arcos se ha convertido en el
cuarto foco de Andalucía en emisiones de CO2 y otros contaminantes dañinos
para la salud. Canteras, minas y arenera están produciendo graves impactos
ambientales y perjuicios en las reservas de agua. ¿Habrá más canteras o
renovaciones de licencias?

La adecuación del río Guadalete no prevé el control de los vertidos que
día a día vemos en el río, dañando nuestra imagen y la salud del río.

Han existido talas salvajes de arboledas, algunos árboles ya formaban
parte del patrimonio histórico de Arcos, eran monumentos naturales, aunque
no estuviesen catalogados. En este sentido, hay que valorar la
preocupación de la Delegada de Servicios Sociales por los árboles de la
guardería municipal. No ha ocurrido igual con otras delegaciones más
competentes en el tema.

No se ha informado a la ciudadanía de las emisiones contaminantes, no se
ha puesto una pantalla para evitar el impacto visual de las ladrilleras,
ni de la térmica que ya es un “monumento” visible desde todas las
carreteras o desde nuestro casco histórico. Comprendemos que el monstruo
es difícil de tapar.

No ha existido una sensibilización institucional sobre el ahorro
energético o de agua, ni una política de empleo de energías limpias en las
instituciones públicas. Ni siquiera una política de turismo
medioambiental. Debemos tener cuidado con el urbanismo incontrolado. Y
muchas más actuaciones que echamos de menos.

Además de todo lo dicho, solicitamos la creación de una policía verde,
con preparación medioambiental, que se coordinaría con grupos ecologistas,
asociaciones y guardia civil, la creación de un Consejo Local de Medio
Ambiente y una delegación única de urbanismo y medio ambiente..., entre
otras medidas.




Visitantes conectados: 659