Excluidos de la declaración ZEPA del Alto Guadiato

Consideramos necesario, y no nos oponemos a ello, que la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el ejercicio de sus funciones se reúna cuantas veces considere oportunas con las diferentes organizaciones sociales, económicas o profesionales así como con representantes de otras Administraciones públicas, para informar, aclarar circunstancias, etc., pero sin exceder el grado de decisión que estos espacios puedan ostentar.

Si la reunión convocada para el día de hoy, en Córdoba, con la presencia del Viceconsejero de la Consejería de Medio Ambiente, Juan Espada, y suponemos que representantes de las Administraciones Locales y de la patronal agraria (ASAJA, principalmente), es para negociar la ZEPA, es decir, para que nos entendamos, discutir el modelo organizativo del territorio, su régimen de protección y gestión e incluso su superficie, nos negamos rotundamente.

El modelo organizativo y la superficie son cuestiones fundamentales que marcarán la viabilidad de esta iniciativa de protección de un territorio determinado, y por tanto, debe de ser en el máximo órgano de participación reglada en materia ambiental a escala provincial, donde se profundice y se discuta si fuese necesario sobre estos aspectos claves. Contando con la presencia de los técnicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que elaboraron en su día una parte significativa de la información que justifica la declaración de este espacio natural protegido, recogiendo acta de lo que se hablé, discuta y se acuerde, y con una comparecencia una vez finalizada la reunión del Consejo por parte de las Administraciones públicas y los colectivos que así lo quieran, ante los medios de comunicación.

Por tanto, Ecologistas en Acción exige a la Consejería de Medio Ambiente la convocatoria del Consejo Provincial de Biodiversidad, para que sea en el seno de este órgano de participación social, donde se desbloquee la situación de aparente estancamiento en la que se encuentra este proceso de declaración de un régimen de protección ambiental adicional para el Noroeste de la provincia de Córdoba.

Por otra parte, no dejaremos de insistir en la conveniencia de articular un programa de acompañamiento de medidas dinamizadoras desde un punto de vista socioeconómico donde el compromiso formal no sólo corresponda a la Consejería de Medio Ambiente, si no al conjunto del Gobierno Andaluz con sus respectivas Consejerías (agricultura, empleo e innovación, etc.) que forman la Junta de Andalucía.

El programa de acompañamiento socioeconómico debería estar integrado por un paquete de actuaciones e inversiones, con asignaciones presupuestarias, más allá de los apoyos económicos para la conservación de la Biodiversidad y las ayudas agroambientales.

De este modo, en el objetivo final de la declaración de un espacio natural protegido, queda integrado, por un lado, la mejora del nivel y la calidad de vida de la población de los municipios afectados, y la conservación de los valores ambientales, sirviéndose, en este caso, de la ZEPA como un activo para el desarrollo económico local.

Foto Alto Guadiato
Lugar incluido en la propuesta de ZEPA del Alto Guadiato