Declaración de la IV Marcha al Parlamento Andaluz ¡Salvemos el Guadaíra!

DECLARACIÓN DE LA IV MARCHA AL PARLAMENTO DE ANDALUCIA CONVOCADA POR LA PLATAFORMA SALVEMOS EL GUADAÍRA.

Doce años después de la Resolución del Parlamento de Andalucía sobre el río Guadaíra, estamos aquí, una vez más, frente a su fachada, pidiendo el cumplimiento del contenido de aquella Resolución: la recuperación integral de la cuenca del Guadaíra, concretada en dos grandes líneas de trabajo:

Por una parte, el desarrollo y aplicación de un plan de prevención, saneamiento y depuración de los vertidos urbanos, industriales y agrarios, con objeto de recuperar la calidad de las aguas del río; ese decir, el programa “Guadaíra Blanco”.

Y por otra parte, la restauración forestal, el control de las extracciones ilegales de agua, la prevención de la erosión, la recuperación del dominio público hidráulico y de las vías pecuarias, la regeneración de la vegetación de ribera, el acondicionamiento de espacios de uso público, la conservación y puesta en valor del patrimonio histórico y cultural; es decir, el programa “Guadaíra Verde”.

Un proyecto difícil y ambicioso pero socialmente demandado, técnicamente posible y en el que las instituciones están comprometidas.

Hace ahora algo más de un año, se reactivó el Programa Coordinado del Guadaíra por parte de la Agencia Andaluza del Agua, con la reapertura de la Oficina del Río y la convocatoria de la Comisión de Seguimiento, que había estado paralizada durante los años precedentes. No se puede negar que el balance de este último año -aun reconociendo las buenas voluntades y las energías aplicadas por algunos responsables y técnicos honestos- ha sido un fracaso rotundo. No se ha alcanzado el objetivo en el que se han concentrado todas las energías: la solución de los vertidos industriales de Morón de la Frontera. Las explicaciones y responsabilidades por este fracaso son múltiples, pero su impacto sobre el estado de las aguas del río y sobre la credibilidad de las instituciones es muy grave.

En el Guadaíra nos encontramos con los mismos problemas que causan los deterioros o que obstaculizan las soluciones en otros lugares: intereses particulares que se lucran de la apropiación y destrucción del patrimonio de todos. Estos intereses se aprovechan, por una parte, de la tradicional falta de control y el incumplimiento de las obligaciones de vigilancia y sanción por parte de las administraciones. Pero también se ven amparados por el consentimiento y la tolerancia de algunos sectores ciudadanos que todavía contemplan estas actuaciones (invasiones de cauces, deforestación, destrucción de patrimonio natural y cultural, vertidos ilegales) como un precio a pagar por el mantenimiento de ciertas actividades económicas y puestos de trabajo. La labor de información, reflexión y debate que realiza la Plataforma Salvemos el Guadaíra es fundamental para ir superando esta situación. La recuperación del río no esta reñida con el desarrollo de las poblaciones de la cuenca, sino que es condición imprescindible para un auténtico desarrollo de calidad en ella.

Hoy en día la solución del problema del Guadaíra no es un problema de más leyes, más estudios, o más planes: hay diagnósticos, técnicas, normas y recursos suficientes para cambiar de orientación. Lo que hasta ahora se ha echado en falta es decisión para hacer cumplir la ley, así como confianza en el apoyo de los colectivos sociales que con constancia y generosidad están demandando y defendiendo las soluciones necesarias.

La recuperación integral del río Guadaíra es un punto de referencia inevitable y un test clave para toda la política del agua en Andalucia, tanto la del Gobierno central como la del Gobierno autonómico. Como también lo son las luchas por la recuperación del manantial de Pegalajar, la defensa de los acuíferos de Ronda, la conservación del río Grande, en Málaga, o la restauración del arroyo Riopudio en el Aljarafe, cuya solidaridad se ha hecho presente en este mismo acto.

Si no somos capaces de avanzar en la solución de estos grandes problemas, todas las proclamas de progreso y sostenibilidad quedarán vacías de contenido, se convertirán en retórica hueca. Si conseguimos avanzar en la solución de estos problemas, se estimularán nuevas demandas sociales ciudadanas de restauración y regeneración de nuestros ecosistemas y paisajes del agua, que es lo mismo que decir, la regeneración y la recuperación de la calidad de todo nuestro territorio.

El Guadaíra es Andaluz. Lo queremos Blanco y Verde.

COMUNICADO DE PRENSA

Lectura Manifiesto

Hoy 28 de febrero, día de Andalucía, la Plataforma Cívica "Salvemos el Guadaíra" ha desarrollado la IV Marcha al Parlamento Andaluz para reivindicar por cuarto año consecutivo el cumplimiento del Programa Coordinado de Recuperación y mejora del río Guadaíra. Las 300 personas que iniciaron la marcha poco después de las ocho de la mañana desde la Casa de la Cultura de Alcalá de Guadaíra, se vieron respaldadas por unas cien personas más que se agregaron en Torreblanca y a la altura de la estación ferroviaria de Santa Justa. Unas doscientas personas que salieron, algunas en autobús y otras en coches particulares, desde Alcalá, recibieron al filo de la una de la tarde a todos los integrantes de la marcha. En total, unas seiscientas personas respaldaron la convocatoria de la Plataforma Cívica "Salvemos el Guadaíra" para esta IV Marcha, en las que destacaron, en comparación con ediciones anteriores, el elevado número de jóvenes.

Durante el itinerario no hubo incidencias de relieve y la tranquilidad fue la nota dominante. En los distintos tramos del recorrido, la Plataforma contó con la inestimable ayuda de la Policía Local de Alcalá de Guadaíra, la Guardia Civil de Tráfico, la Policía Local de Sevilla y una unidad permanente de la Cruz Roja.

Tras llegar a las inmediaciones de los jardines del Parlamento de Andalucía, tomaron la palabra distintos representantes de las localidades de la cuenca del Guadaíra además de la Asociación en Defensa del Territorio del Aljarafe. Leandro del Moral, profesor de la Facultad de Geografía de la Universidad de Sevilla y presidente de la Red Andaluza de la Nueva Cultura del Agua, leyó la declaración final de esta IV Marcha.

Leandro del Moral señaló que la recuperación integral del río Guadaíra es un punto de referencia inevitable y un test clave para toda la política del agua en Andalucía al igual que las luchas abiertas para defender el agua en Pegalajar, la restauración del río Pudio en el Aljarafe sevillano, el río Grande en Málaga o la defensa de los acuíferos en Ronda.

Del Moral abogó en su intervención porque se ejecuten las obras previstas tanto en el Guadaíra Blanco como en el Guadaíra Verde, así como de que exista una firme decisión política de llevarlas a cabo.