Rechazado el ofrecimiento de colaboración en el Día sin Coches

El Alcalde de Salamanca ha rechazado la petición formulada por Ecologistas en Acción el pasado día 2 de Septiembre, al amparo del derecho de iniciativa y propuesta de las entidades ciudadanas recogido en el Reglamento Municipal de Participación Ciudadana de Salamanca, pidiéndole que convocase a todos los colectivos que venían participando en la Comisión de Movilidad (vecinos, ciclistas, taxistas, ecologistas, partidos políticos) con el fin de que colaborasen en la organización del Día sin Coches en Salamanca y al tiempo examinaran la actual situación del Plan de Movilidad de Salamanca, pendiente de aprobación definitiva tras cuatro años y medio desde que se contrató la asistencia técnica para su elaboración (el 14 de febrero de 2000, por 30 millones de pesetas). Una vez más el Alcalde desprecia la oferta realizada desde Ecologistas en Acción sobre la participación ciudadana, y ni siquiera se ha dignado contestar a la petición, para explicarnos el por qué ha convocado únicamente a un colectivo, dejando a todos los demás interesados en el tema al margen.

El próximo día 22 de septiembre se celebrará un año más el Día sin Coches, precedido por la Semana Europea de la Movilidad, entre el 16 y el 22 de Septiembre (información de la Campaña oficial disponible en http://www.mobilityweek-europe.org/. El Ayuntamiento de Salamanca se ha adherido a la iniciativa de la Semana Europea de la Movilidad, con actividades que desde Ecologistas en Acción consideramos vacías de contenido, y sin un fondo real; con las que se evitan asumir los verdaderos objetivos de esta convocatoria, entre los que se incluyen implementar una serie de medidas permanentes de reducción del uso del coche; incentivar la implicación y participación ciudadana trabajando directamente con todos los grupos locales; y la puesta en marcha de Planes de Movilidad Sostenible. Tampoco se va a adoptar ninguna medida concreta en relación con el objetivo marcado este año a nivel europeo: CALLES SEGURAS PARA LOS NIÑOS.

Como actividades para este semana, el Ayuntamiento ha propuesto, por ejemplo, dedicar el día de hoy al ruido, realizando mediciones de las emisiones sonoras de los coches, algo que nos parece interesante, aunque hipócrita, pues no se debería quedar en una actividad de un solo día, que es lo que va ha suceder con esta Semana de la Movilidad en Salamanca. Esta medición debería llevar aparejada una toma posterior de decisiones sobre el ruido del trafico en Salamanca, aprovechando además que todavía no esta aprobada definitivamente la Ordenanza Municipal sobre ruido.

En lugar de afrontar seriamente una campaña educativa sobre la reducción del uso del coche y la movilidad sostenible en Salamanca, el Ayuntamiento presume de la gran cantidad de dinero que va a destinar a esta semana, la mayor parte, por cierto, gastada en pegatinas, carteles y folletos, que no sirven de nada si no hay detrás una labor educativa; simplemente se entienden como publicidad para el Ayuntamiento; que el resto del año sacrifica la ciudad al coche.

Ecologistas en Acción cree que en esta ocasión, además de realizar peatonalizaciones simbólicas el día 22 o establecer la gratuidad del transporte público durante la jornada, deben ponerse en marcha a partir de ese día medidas permanentes recomendadas en el programa de tránsito peatonal del Plan de Movilidad de Salamanca, tales como las peatonalizaciones definitivas de las calles Palominos y Serranos, de la trasera de la Plaza del Mercado; o las calles Obispo Jarín y Varillas, así como el primer tramo de la calle San Pablo.

Además deben eliminarse definitivamente los cruces de tráfico existentes en las calles Zamora y Toro (a la altura de las calles rector Lucena por un lado y Deán Polo Benito - Vázquez Coronado por otro) para que queden totalmente peatonalizadas. Ecologistas en Acción considera también que es un momento adecuado para debatir la posible peatonalización parcial del Puente Enrique Esteban; así como la propuesta apoyada desde Ecologistas en Acción de limitación de velocidad en zonas residenciales a 30 km/h. Esta reducción del limite de velocidad tendía efectos beneficiosos sobre el medio ambiente por suponer un ahorro energético de al menos un 10% y una disminución de las emisiones de CO2 y otros agentes contaminantes procedentes de los vehículos. Por otra parte, hay que recordar que, según datos oficiales, si un coche viajando a 65 km/hora atropella a un peatón el riesgo de que resulte herido de gravedad es de un 85%. Cuando el coche circula a 50 km/hora este riesgo desciende al 45% y cuando lo hace a 30 km/hora se reduce a tan solo el 5%.