El PGOU de Prado del Rey incluye crecimientos urbanísticos desorbitados

Ecologistas en Acción de Cádiz, en relación con la respuesta enviada por la Delegada de la Consejería de Medio Ambiente de Cádiz a un escrito remitido el 12 de enero, expone lo siguiente:

• La Delegada de Cádiz pretende justificar una actuación injustificable de su Consejería en relación con el PGOU de Prado del Rey, que ha consistido en aprobar en una primera instancia la urbanización de unas valiosas salinas de interior, en apoyar la recalificación de 581.064 m2 de suelo protegido perteneciente al Parque Natural Los Alcornocales en el Llano de San Ignacio, y aprobar sin ninguna condición medioambiental un campo de golf que supone la recalificación de 798.212 m2.

• La Delegada da a entender que la CMA se opuso a la recalificación de las salinas de Hortales, cuando lo cierto es que el director del parque informó a favor de esta actuación, de la que nada se dice en la Declaración Previa de Impacto Ambiental. Cuando se informó este PGOU en la Junta Rectora del Parque Natural Los Alcornocales, el representante de Ecologistas en Acción advirtió que se pretendía recalificar dos importante zonas del Parque Natural, pero los responsables de su Consejería apoyaron el PGOU y desestimaron nuestras propuestas. Hay que recordarle que el Plan Parcial nº 3 incluía 9.850 m2 de suelo terciario y la construcción de 124 viviendas unifamiliares, que rodearían las actuales salinas, que quedarían como “zona verde” de esta urbanización, o sea, estanques de adorno en medio de los chalets.

• Debido a ello le dirigimos un escrito el 17 de febrero de 2005, solicitando un cambio de postura de su Consejería en relación con estos desarrollos urbanísticos, escrito al que nunca nos contestó.

• Los responsables de su Consejería -el director del parque natural, la delegada provincial y usted misma en visita realizada a Cádiz hace dos años-, han venido apoyando de forma incomprensible la recalificación de 581.064 m2 de suelo protegido perteneciente al Parque Natural Los Alcornocales con el Plan Parcial “El Cruce” que incluye 214 viviendas, de las que 170 serían de nueva construcción, y 67.000 m2 de suelo para uso terciario (geriátrico y hotel), argumentando que se trata de la regularización de la urbanización ilegal existente. En realidad las viviendas ilegales existentes no llegan al medio centenar, pero el Ayuntamiento las utiliza como estratagema para recalificar una superficie muy superior a la zona con edificaciones. Hay que destacar que parte de este Plan Especial afecta a zonas forestales con enormes ejemplares de quejigos y alcornoques, al pie de un cerro emblemático, Cabeza de Hortales, donde se encuentra el valiosísimo yacimiento arqueológico de Iptuci, declarado Bien de Interés Cultural. Nada de esto se dice en los informes “técnicos” de la dirección del parque y menos en la Declaración de Impacto Ambiental.

• La delegada argumenta que su Consejería no tiene competencias urbanísticas y menos en la aplicación del POTA, pero sorprende su apoyo a actuaciones que incumplen esta norma en contra incluso del criterio de la Consejería de Obras Públicas. La CMA tiene la obligación de cumplir todas las normas legales, sean o no de su marco competencial. Este absurdo argumento podría llevar a autorizar, por ejemplo, urbanizaciones en dominio público marítimo terrestre con el argumento de que “la Ley de Costas no es de la competencia de su Consejería”. Es incomprensible que la COPT entienda que no tiene justificación alguna recalificar más de medio millón de metros cuadrados en un Parque Natural para construir cerca de 200 viviendas, un hotel y un geriátrico, mientras la CMA apoya esta recalificación y estos proyectos urbanísticos. Todo un despropósito.

• Este PGOU incumple el POTA, aprobado por el Parlamento de Andalucía y por el Consejo de Gobierno del que forma usted parte, y la Estrategia Andaluza de Desarrollos Sostenible con la que su Consejería debe tener algo que ver. En la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible Agenda 21 Andaluza se dan las directrices para que los planeamientos urbanísticos sean armónicos con el medio y que el desarrollo sea sostenible en el tiempo; claramente el PGMO de Prado del Rey las incumple.

• ¿Cómo se explica que se dé el visto bueno en la DIA a la construcción de 800 viviendas en el campo de golf y que sea la COPT la que lo haya considerado excesivo? Sigue sorprendiendo la simpleza con que se trata de la evaluación de impacto ambiental de los PGOS. La delegada argumenta que el campo de golf no está en suelos protegidos, ¿y su impacto paisajístico a las puertas de dos Parques Naturales? ¿Y las tensiones especulativas que originará? ¿Esto tampoco tiene nada que ver con el desarrollo sostenible que ustedes dicen preconizar? La COPT también considera que esta urbanización no está justificada, mientras que la CMA da su visto bueno en la DIA. ¡Todo un espectáculo de coherencia!.

• La delegada segura que el campo de golf se regará con agua reciclada, lo que dudamos. Para empezar Prado del Rey no tiene depuradora, vertiendo sus aguas residuales sin depurar al río Guadalete. Pero lo más grave es que la Declaración de Impacto Ambiental que ha aprobado la CMA no impone esta obligación de riego con agua reciclada. Mientras tanto, la propia CMA está realizando sondeos en los manantiales que abastecen a la localidad, y que están ubicados dentro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, para duplicar el abastecimiento de agua a Prado del Rey. Nos parece lamentable que la CMA haya dado el visto bueno a un proyecto urbanístico que necesitará 470.000 m3 al año de agua de altísima calidad para regar un campo de golf, más que el propio pueblo de Prado del Rey.

• Cuando la sociedad andaluza se posiciona cada vez más en contra de la especulación urbanística, cuando el nuevo Estatuto incluye un mandato a las administraciones públicas para luchar contra este cáncer de la sociedad, la CMA sigue dando el visto bueno a PGOus totalmente especulativos. El PGOU de Prado del Rey incluye crecimientos urbanísticos desorbitados, injustificados e insostenibles. Se pretende recalificar a suelo urbano o urbanizable un total de 1.990.977 m2 lo que supondría un 200% de aumento sobre el suelo urbano actual, y la construcción de 1.440 nuevas viviendas, y todo para un pueblo con la población estabilizada en torno a los 6.000 habitantes. Este PGOU supone un incremento de la población superior a las 5.000 personas, lo que significa casi duplicar la población existente. Este crecimiento urbanístico sólo se explica por la “burbuja inmobiliaria” que se ha desatado y que utiliza sólo la compra de viviendas como una forma de inversión muy rentable. Este crecimiento desproporcionado e incontrolado y la proliferación de urbanizaciones fantasmas pueden traer gravísimas consecuencias en un futuro próximo a este y otros pueblos de la Sierra de Cádiz. Pero a su Consejería esto no le importa.

• Le recordamos que los ciudadanos no tienen ninguna obligación de presentar Alegaciones a los PGOUs. Ecologistas en Acción es una ONG cuyos miembros trabajan en su tiempo libre con todo tipo de dificultades, incluida la resistencia de las administraciones a aportar la información y documentación que requerimos. Así y todo hemos realizado un concienzudo estudio de estas normas urbanísticas, y la hemos evaluado conjuntamente con las de otros municipios de la sierra para valorar sus impactos globales sobre los recursos naturales, el paisaje y el patrimonio cultural. Quien sí tiene la obligación de velar porque estos planes urbanísticos no supongan impactos irreversibles a nuestra biodiversidad, recursos naturales, paisaje y patrimonio cultural, es la Consejería de Medio Ambiente, obligación que, a tenor de los hechos, no cumple.

Por último le reiteramos nuestra invitación –a las anteriores no se ha dignado contestar- para visitar esta zona y poder comprobar in situ los valores naturales e históricos que tienen y la necesidad de su protección y conservación.

Por todo lo expuesto reiteramos nuestra demanda de que su Consejería se oponga a la aprobación del campo de golf y de la recalificación en la zona de El Cruce, exigiendo como objetivos prioritarios de este PGOU garantizar el desarrollo sostenible y la conservación del valioso patrimonio natural, paisajístico, arquitectónico y etnológico del municipio de Prado del Rey. Esperamos que en la reunión de la CPOTU que trate este PGOU el/la representante de la CMA exija la eliminación del referido Plan Parcial El Cruce y del campo de golf, en coherencia con la legalidad vigente, con los objetivos de la Estrategia Andaluza de Desarrollo Sostenible y del POTA y en base a sus compromisos y declaraciones de oposición a modelos especulativos y en defensa del desarrollo sostenible.

P.D.: Seguimos esperando contestación a nuestro escrito del pasado 15 de febrero en el que solicitábamos se nos remitieran los informes técnicos, el Informe Ambiental y la autorización de los sondeos que está realizando la Agencia Andaluza del Agua en el Rancho del Moro, así como la justificación para realizarlo en base a las demandas actuales y futuras de Prado del Rey.