Contra la macrourbanización Ciudad del Medio Ambiente

Los directores de Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife, Greenpeace y WWF/Adena , acompañados por miembros de los grupos ecologistas locales ASDEN-Ecologistas en Acción y SEO-Soria, han visitado hoy el Soto de Garray (Soria), emplazamiento elegido por la Junta de Castilla y León para la construcción de un macroproyecto urbanístico de 550 hectáreas, con un número todavía indeterminado de viviendas (780 la última cifra facilitada por la Junta), hoteles e instalaciones deportivas, incluido al menos un Centro de Hípica, supuestamente de referencia nacional, en una zona de enorme valor ecológico y estrictamente protegida. Por este motivo, la denominada “Ciudad del Medio Ambiente” ha originado una gran polémica a nivel estatal y regional y una gran contestación social en la propia provincia de Soria.


Los representantes ecologistas han comprobado en directo la extraordinaria riqueza y calidad del hábitat de las fincas que serían afectadas por el proyecto, destacando entre otros valores ecológicos el buen estado de conservación del soto fluvial del Duero y las masas de fresno y abedul, así como la existencia de una de las colonias más grandes de cigüeña blanca de toda la provincia de Soria y la presencia de varias especies de rapaces amenazadas, como el milano real, el milano negro, águila calzada, azor y el alimoche, entre otras. Como dato de referencia, en el día de ayer, se constató la presencia de cigüeña negra en dicho espacio. Todo ello, ha merecido la protección especial de la zona como Red Natura 2000, y en consecuencia impide la realización de proyectos que no sean derivados de “razones imperiosas de interés público de primer orden”.

En la rueda de prensa celebrada en la tarde de hoy, las organizaciones ecologistas han sido unánimes al tachar de “auténtico despropósito” la denominación elegida para este proyecto. “No se puede llamar Ciudad del Medio Ambiente a un proyecto urbanístico insostenible que arrasará uno de los espacios ribereños más importantes de nuestro país”.

Consideran que la aprobación de esta urbanización como Proyecto Regional por las Cortes de Castilla y León en su última sesión, no es más que un intento de burlar la normativa europea de obligado cumplimiento por todas las administraciones, por lo que estas organizaciones han denunciado ante Bruselas este proyecto.

Bosque de ribera de abedulesLos directores de las organizaciones ecologistas han pedido a Caja Duero, entidad propietaria de buena parte de los terrenos que los preserve y no los no venda para su destrucción.

Caja Duero no debe especular con el Soto de Garray, sería tan responsable como la propia Junta de Castilla y León, “vamos a pedir a nuestros socios y simpatizantes, especialmente a los que son clientes de Caja Duero, que pidan a esta entidad un compromiso real por el medio ambiente y que no se desprenda de este patrimonio natural y cultural único”.

Las organizaciones ambientales presentes en Soria apoyaron expresamente la campaña desarrollada durante años por los grupos ecologistas y sociales de Soria contrarios a este proyecto y destacaron que este es uno de los casos más graves de especulación urbanística y de afección a los espacios naturales protegidos en toda la región, “sintomáticos de la poca sensibilidad de la Junta de Castilla y León hacia la conservación de la naturaleza”.