Recuperar los caminos vecinales, fuentes públicas y pasos de servidumbre

A mediados del 2004, tras una demanda histórica de las organizaciones sociales sensibilizadas en la problemática ambiental, los responsables políticos del Ayuntamiento de Córdoba, dieron las instrucciones para la creación de una Comisión Técnica, cuya encomienda consistía en la recuperación de los caminos vecinales o locales y fuentes públicas del término municipal.

El día 14 de mayo, se celebró una reunión constituyente de la misma, con técnicos de varios departamentos y secciones del Ayuntamiento, sin que hasta la fecha se conozcan propuestas o avances en la citada materia. Ni tan siquiera, se ha convocado más reuniones de la mencionada Comisión Técnica.

Mientras tanto, las numerosas denuncias de usurpación, invasión y deterioro de caminos vecinales que venimos registrando en el Ayuntamiento de Córdoba en los últimos años, chocan sin remisión, con las carencias de medios humanos, materiales y presupuestarios de los servicios técnicos municipales. Esto ha ocurrido con la última denuncia presentada (diciembre de 2004) por Ecologistas en Acción, donde se notificaba la usurpación del Camino de Almodóvar a Trassierra. El trabajo y la documentación aportada a la denuncia no agilizan su tramitación y resolución satisfactoria. Una más, en vía muerta.

La siempre agradecida mediación del Defensor del Pueblo de Andalucía no ha servido para mucho. Desde el Ayuntamiento de Córdoba, se nos recuerda que la solución esta en camino, que la susodicha Comisión Técnica va a solucionar este grave deterioro del patrimonio histórico, cultura y natural de la ciudad de Córdoba. Y que además, este trabajo emprendido por la Administración local, se verá reforzada por el futuro Plan Especial de la Sierra, ya contemplado en el Plan Especial de Protección del Medio Físico de Córdoba, del año 1986, en el Plan General de Ordenación Urbana del año 1986, así como del actual PGOU de Córdoba. Como se puede comprobar, una proyecto de planificación y ordenación que se viene diluyendo y olvidando por los políticos, durante un largo y dilatado periodo de cerca de 20 años. Hay queda eso.

Es decir, algo que debería no haberse perdido y mangoneado de manera tan insolente por particulares e incluso las propias Administraciones Públicas, que han sido las primeras en no respetar la normativa vigente durante muchos años, que disfruta de un nivel de protección jurídico y demandado por un creciente sector de la población, deberá de esperar hasta el momento que a los políticos de turno les interesen activar de manera serie y definitiva una solución al problema enquistado desde hace mucho tiempo.

Visto la visto, es razonable pensar, que aún esta muy lejos (probablemente, varios años) el día en que los ciudadanos de Córdoba, puedan disfrutar sin contratiempos y situaciones de tensión, el interesante entramado de caminos cargados de historia que serpentean por recónditos y no tan recónditos lugares de nuestro municipio.

Los responsables políticos del Ayuntamiento vienen demostrando que sus preocupaciones se localizan y se trazan por otras direcciones distintas a las de un modelo de ordenación territorial sostenible y respetuoso con los derechos de los ciudadanos.