Alegaciones al PAU del Reino de Don Quijote

En sus alegaciones, Ecologistas en Acción resalta la gran dimensión del proyecto que pretende construir una nueva ciudad de 9.000 viviendas y 3 campos de golf a 7 Km. del núcleo urbano de Ciudad Real, con la ocupación de 684,4 Has, en las orillas del cauce del Guadiana, actualmente seco, en la zona de entrada al embalse del Vicario. Esta zona está declarada como Área de Importancia para las Aves y Refugio de Fauna, que forma parte del sistema de humedales de La Mancha, en el que se incluye el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel.

Esta “nueva ciudad de adosados” con casino, hoteles y campos de golf conllevará graves transformaciones negativas en el entorno. Por ello, Ecologistas en Acción considera que el proyecto en su conjunto debería ser objeto de una evaluación ambiental global y exhaustiva, y no debería ser autorizado por la Junta de Comunidades al afectar muy negativamente al medio ambiente y a los recursos naturales de la zona.

Sin embargo, esta asociación duda de que la actuación en la evaluación ambiental de este proyecto por parte de la Junta ampare los intereses generales y la protección del medio ambiente, ya que ha sido el propio Gobierno regional el que ha declarado como proyectos de “singular interés” los campos de golf, casinos, y urbanizaciones de lujo que conformarán el Reino de Don Quijote.

Estas actuaciones del Gobierno regional son claramente contrarias al modelo de desarrollo urbano ambientalmente sostenible que, en teoría, se propugna desde el propio Gobierno y revelan una total incoherencia de la Junta con respecto a lo indicado en el informe encargado a expertos de la Universidad de Harvard sobre urbanismo y paisaje, presentado recientemente y alabado por el actual consejero de Urbanismo, Alejandro Gil.

Como reconoce el propio proyecto del PAU ERDQ, en el mismo se plantean usos terciarios y de ocio (casino, hoteles, 3 campos de golf) o residenciales no dirigidos, ni a los ciudadanos Ciudad Real ni a los de Castilla-La Mancha, sino a “los de Madrid”.

Por ello, es éste un proyecto de carácter claramente especulador, insostenible ambientalmente y que no se corresponde con las necesidades de los ciudadanos de Ciudad Real, y en nuestra opinión, tampoco con los intereses de la Región. Ecologistas en Acción pide al Gobierno regional y a su presidente coherencia entre sus actuaciones y las declaraciones públicas en contra de la especulación urbanística y de fomento de un desarrollo urbanístico respetuoso con el medio ambiente y orientado a satisfacer las necesidades del conjunto de los ciudadanos y no el enriquecimiento de unos pocos promotores. Por ello, esta asociación considera que la declaración ambiental negativa de este megalómano proyecto sería un buen comienzo para dar credibilidad a sus palabras.