Recurso contra el Plan de Ordenación Municipal de Toledo

La aprobación del POM de Toledo sin que se haya concretado la viabilidad ambiental de sus actuaciones en gran parte de los planes parciales propuestos por el Ayuntamiento de Toledo, dejan sin la adecuada planificación urbanística a la ciudad de Toledo y en una delicada situación a su ciudadanía y a buena parte del patrimonio natural, arqueológico y cultural existente en su término municipal.

Debido a las severas limitaciones impuestas por los preceptivos informes de la Consejería de Cultura para preservar el Patrimonio Arqueológico y por la Evaluación Ambiental elaborada por la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural para hacer lo propio con el Patrimonio Natural, resulta ininteligible y rayano con lo ilegal el hecho de que la Consejería de Vivienda y Urbanismo aprobase el POM por Orden de 26-03-2007 (DOCM Núm. 67 de 29 de marzo de 2007, pp. 8333 y ss.). Es por ello que el pasado 21 de mayo Ecologistas en Acción recurrió la citada aprobación ante la Sala de lo Contencioso – Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla – La Mancha. Si Ecologistas en Acción no ha hecho antes pública esta medida, ha sido para evitar que nuestra postura fuera manipulada politicamente en modo alguno.

Cuando se trata de planificar el desarrollo de un territorio, se trata precisamente de eso, de establecer un modelo ordenado y sostenible de crecimiento de la ciudad que considere todas y cada una de las variables que puedan afectar al uso dicho territorio según las clasificaciones del suelo, es decir, según corresponda en cada zona en función de sus valores patrimoniales, y así concretar la idoneidad de cada sector de cara a alojar un determinado tipo de uso. Acción ésta, la de planificar, difícilmente abordable cuando el POM ha sido aprobado en precario, por urgencias electoralistas tanto del PP como del PSOE y dejando para más adelante los designios finales de aspectos tan preocupantes como el injustificado incremento en el número de viviendas para la ciudad de Toledo, el ineficiente transporte público, o el futuro de la gestión de los residuos o de la conservación de los valores patrimoniales de la Vega Baja, la Huerta del Rey, la Playa de Safont o de las escasas aunque magníficamente conservadas manchas de monte y matorral mediterráneos del término, tales como Pinedo, la Fuente del Moro o las Dehesas de San Bernardo, Hernán Páez, Aguanel o “Aceituno”.

Al respecto de Dehesa Aceituno, Ecologistas en Acción de Toledo y la Plataforma por Toledo, quieren volver a expresar su ya reiterado rechazo a la ubicación del Vertedero de RSU del Área de Gestión nº 7 de Toledo Centro – Norte en esta valiosa zona, al considerar un fraude desde el punto de vista urbanístico, el mero hecho de que el Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales y la propia Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural hablen de fechas de construcción del vertedero, de inicios de trámites de expropiación y otras elucubraciones varias, cuando los propios estudios ambientales asociados al POM de Toledo y las limitaciones al mismo interpuestas por la misma Consejería ponen claramente de manifiesto el importante valor ambiental de la Dehesa del Aceituno y la no idoneidad de ésta para alojar un vertedero, sino todo lo contrario. La evidencia de que estas zonas debieran preservarse bajo la clasificación de Suelo Rústico de Protección Natural o Paisajística evidencia, al contrario de como se ha venido indicando durante las últimas semanas, que no sólo no es cierto que la aprobación en precario del POM vaya a facilitar el traslado del Vertedero, sino que es posible que lo retrase aún más en el caso de que el recurso ahora interpuesto y la cordura en la planificación llegaran a prosperar.

Capítulo aparte merecería la escasa atención mostrada hasta ahora por el Ayuntamiento de Toledo a todos y cada uno de los continuos requerimientos de no aprobación del POM en estas condiciones, procedentes de organismos o entidades de referencia, tales como el ICOMOS, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Real Academia de Ciencias Históricas y Bellas Artes de Toledo o el propio Ministerio de Cultura. Hecho que no hace más que justificar aún más si cabe la presentación del Recurso ante el TSJCM.

Confiamos en que el nuevo talante y equilibrio político surgido en nuestra ciudad de cara a la nueva legislatura municipal tenga a bien reconsiderar las numerosas lagunas jurídicas, de sostenibilidad y de defensa del patrimonio natural, arqueológico y paisajístico que el POM presentado por el Ayuntamiento de Toledo y aprobado por la Consejería de Vivienda y Urbanismo no ha sabido cubrir, de manera que, prospere o no nuestro recurso, las afecciones a nuestro patrimonio y a la dignidad de los toledanos - que hasta ahora se han visto privados del buen funcionamiento de quienes les administran y prueba de ello es el cambio de gobierno que se vaticina - sean las mínimas posibles.

Al mismo tiempo se quiere llamar la atención del Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales y de la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural para que reconsideren las alternativas de ubicación al Vertedero de Toledo, las cuales “existen” y se encuentran en zonas menos susceptibles de sufrir impactos irreversibles dentro de nuestro término municipal. Recordamos que estas alternativas fueron puestas en relieve mediante la elaboración por parte de la consultora ICMA, S.L. de un informe técnico encargado en su día por la Plataforma Vertedero NO y que en su momento fue presentado a ambas administraciones.