El alma de Verdemar

El 21 de mayo el municipio de San Roque celebró el aniversario de su fundación. Entre sus actividades destacan el reconocimiento a la labor de determinados ciudadanos y este año ha sido elegido hijo adoptivo Antonio Muñoz por su labor como ecologista.

Antonio Muñoz Secilla, nacido en Priego de Córdoba el 24 de mayo de 1958.

Vivió en Carcabuey (Córdoba). A los 13 años se traslada a San Roque, donde vive desde entonces, sintiéndose un Sanroqueño más.

Casado desde 1989 con una sanroqueña, y padre de una hija.

En 1987 junto con su mujer y otros amigos fundan el grupo Ecologistas Verdemar. Actualmente integrado en Ecologistas en Acción.

En los noventa participó activamente en el Plan Corrector de Vertidos Hídrico y Atmosférico de la Bahía de Algeciras, formando parte del Consejo Provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía de la provincia de Cádiz.

Forma parte como voluntario en el Retén contraincendios de Verdemar- Ecologistas en Acción desde hace más de 15 años, habiendo participado en la extinción de más de 100 incendios forestales en el Campo de Gibraltar.

Premio Internacional de Medio Ambiente de la Fundación Social Universal en el año 2000.

Ha formado parte como coordinador del Medio Marino de Ecologistas en Acción a nivel estatal durante dos años, participando activamente en el seguimiento de las nuevas directivas europeas en materia de prevención de vertidos de hidrocarburos procedentes de buques, trasladándose para ello a Bruselas y Atenas.

Ha formado parte representando a España (Ecologistas en Acción) del Boureau Medioambiental Europeo, trabajando en la elaboración de propuestas en la elaboración de nuevas directiva europeas para la reducción de la contaminación atmosférica de los buques.

Como se puede comprobar el alma de Verdemar tiene nombre y apellidos. Es una persona que se merece todos los honores por parte de nuestro grupo ecologista y por la sociedad del Campo de Gibraltar.

Trabajador incansable, perseverante y tenaz, durante 20 años ha luchado por el medio ambiente y por la salud de los campogibraltareños de una manera altruista.

Es honesto, legal y fiel a sus principios e ideologías.

Durante todos estos años ha dejado claro su posición como ecologista y forma de pensar, siendo su prioridad la defensa del medio ambiente.

Su trabajo en Verdemar no tiene horarios. Para él la ecología se ha convertido en una forma de vida.

Es uno de los mayores luchadores y conocedores de la contaminación que padecemos en el Campo de Gibraltar: vertidos hídricos, atmosféricos, Bunkering, etc, siendo conocido entre sus amigos como “el Neptuno de la Bahía”.

Él nos transmite a todos los conocimientos necesarios para la lucha diaria. Coordina todos los temas relacionados con el trabajo que se realiza en Verdemar: denuncias, notas de prensa, educación ambiental, etc.

En definitiva, así es Antonio.




Visitantes conectados: 755