Vertidos de la industria aceitunera al Corredor Verde del Guadiamar


El arroyo San Cristóbal es un afluente del Guadiamar de aguas limpias que fluyen incluso en verano y que nace en los manantiales del acuífero. El agua del arroyo va adquiriendo tonos más oscuros a medida que atraviesa la zona industrial de Huévar, en la que se ubican varias empresas dedicadas a la producción de aceituna de mesa, hasta convertirse en cloaca a cielo abierto en el paso de la A-49.

Estos vertidos se vienen produciendo y denunciando con regularidad sin que se adopten las medidas disciplinarias y correctoras oportunas para acabar con ellos, por lo que se está generando un clima de impunidad inaceptable hacia este tipo de agresiones ambientales.

Este vertido se suma a otros que se han denunciado recientemente procedentes de balsas de evaporación de industrias de Pilas, que contaminan el arroyo Alcarayón, también afluente del Guadiamar.

La industria aceitunera destaca en la provincia como una de las principales fuentes de contaminación de nuestros ya maltrechos ríos y arroyos, por lo que desde Ecologistas en Acción exigimos un cambio radical en los sistemas de tratamiento de los residuos generados en estas instalaciones para que mediante reutilización de aguas de lavado y depuración se acabe con el obsoleto sistema de las balsas de evaporación.

Estas balsas suelen tener menor capacidad de acogida que los residuos generados por la industria, por lo que son una salida a la exigencia administrativa de tener un sitio donde echar los residuos más que una solución real al vertido Además, vienen generando muchas molestias a la población cercana por malos olores y son un peligro para la fauna, detectándose ahogamiento de muchas especies.

El río Guadiamar sufrió el mayor desastre ecológico de la historia de Andalucía por el vertido minero y no acabará de recuperarse, a pesar de las inversiones millonarias gastadas por la administración, si continúan los vertido periódicos provocados por las aceituneras, por lo que la asunción de la responsabilidad social de estas empresas y la labor de vigilancia de la administración no puede hacerse esperar más.




Visitantes conectados: 769