Bandera negra en la playa de Los Lances

Tarifa es junto a Algeciras, Vejer y Chipiona uno de los 4 municipios que siguen vertiendo, sin ningún tipo de depuración, sus aguas residuales.
180.000 personas censadas (y un número muy superior durante los meses de verano) que representan el 27 % de la población del litoral de la provincia, vierten anualmente unos 18 millones de metros cúbicos de aguas residuales al mar.

Todos estos municipios, con más de 15.000 habitantes tienen la obligación legal de depurar sus aguas residuales desde el año 2001.

En el caso de Tarifa el vertido se produce por medio de un emisario submarino roto a solo 30 metros de distancia de la costa. El emisario se encuentra a la altura de la urbanización de las Cañas. En este lugar se puede ver en la playa un enorme colector abierto y una zona encharcada con abundante vegetación y con aguas residuales que se filtran en la arena. La Consejería de Salud ( en su página web) reconoce la existencia de vertidos directos a la playa en este punto.

Solo la intensa dinámica marina de esta zona evita (por el momento) la contaminación de las aguas de baño y una situación de riesgo sanitario.

También el nuevo Plan general de Ordenación Urbana de Tarifa supone una amenaza ecológica al proponer la urbanización de 14 millones de metros cuadrados, lo que sepultaría bajo el cemento a todo el suelo no incluido en espacios protegidos.

Por estas razones Ecologistas en Acción de Cádiz ha elegido la playa de los Lances para culminar la campaña Banderas Negras 2007 izando físicamente una gran bandera negra en dicha playa en el día de hoy.

Banderas Negras es una campaña de Ecologistas en Acción para denunciar los vertidos contaminantes y las agresiones urbanísticas al litoral.

Banderas negras 2007 en Cádiz