Superación de límites legales por particulas en Arcos

Arcos de la Frontera, una de las ciudades que más contaminación aporta al medio ambiente, sobre todo a causa de su térmica de ciclo combinado y de
sus ladrilleras, ha sobrepasado durante más de 35 días del 2006 los
límites legales en la emisión de partículas (PM10), causantes de
alteraciones respiratorias y problemas cardiovasculares, entre otras
enfermedades.

La normativa legal se ha incumplido con mayor gravedad en Algeciras, La
Línea, San Roque y Los Barrios, junto con Cádiz y Jerez, que superaron en
2006 la media anual de 40 microgramos por metro cúbico de PM10 que marca la ley, según los informes de la Consejería de Medio Ambiente. Medio
millón de habitantes conviven a diario con aire contaminado, una cifra que
se sitúa en los 700.000 si sumamos Arcos y San Fernando, que también
presenta datos preocupantes. Los ocho municipios sobrepasaron más de 35 días en 2006 el límite diario de 50 microgramos/m3 de PM10, que fija la
Unión Europea y que en 2010 bajara a 40 microgramos.

Las PM10 son partículas llamadas “torácicas”, por ser tan diminutas penetran fácilmente en las vías respiratorias bajas. Son uno de los problemas ambientales más graves contra la salud de las personas. La mayoría de municipios no cuentan con planes específicos para este tipo de contingencias y sus autoridades, como en el caso de Arcos, no informan a la ciudadanía de las mismas.

El aire contaminado, el mismo que casi todas las noches vemos como inunda el bello casco antiguo de Arcos, no actúa de forma rápida contra la
salud. Sus efectos, como señalan todos los expertos en salud ambiental,
son a largo plazo, sobre todo en niños, mayores y enfermos, agravan los
problemas de asma, las alergias y los problemas respiratorios y
cardiovasculares.

Esperamos que las autoridades locales y autonómicas exijan a las
industrias una reducción de su contaminación e informen a la ciudadanía
cuando sobrepasan los límites legales, a lo que la legislación les obliga.
La responsabilidad social y ambiental comienza en nuestros representantes
elegidos democráticamente.

Al mismo tiempo, queremos informar a la población, que aunque no se
sobrepasaran los límites legales, la contaminación existente en Arcos es
perjudicial para la salud, como ya avisaron en su día los componentes de Ecologistas en Acción y la Plataforma Ciudadana No a las Térmicas