Arbolado urbano en peligro en la Barriada La Palma

De todos los argumentos aportados por los vecinos como molestias causadas por los árboles en la Barriada La Palma, el único que parece suficiente para tomar medidas drásticas (como serían la tala o trasplante de estos enormes plataneros) es el de que las raíces puedan estar dañando la conducción de agua, pero nos parece poco probable que los 20 ejemplares estén generando este problema.

En cuanto a la suciedad que generan, hojas y excrementos de pájaros, es llamativo que moleste más que la que se suele acumular alrededor de los contenedores de basuras, o la multitud de envases y bolsas de plástico que invaden nuestras aceras y parques.

Por último el “ruido” de los pajarillos, hasta hace poco considerado música para el descanso del atropello de claxon y estruendos de motos y vehículos en general. ¿No será que estorban porque ocupan el espacio que se está solicitando para nuevos aparcamientos?. Quizás convendría recordar la consigna ecologista a nivel mundial: “ tu puedes pero el planeta no”; si el poder adquisitivo de cada familia permite disponer de varios coches, en muchos casos no estrictamente necesarios, la ciudad no puede permitirse generar aparcamientos para todos a costa de perder el poco arbolado urbano que tenemos. Precisamente esta escasez es la que motiva la concentración de más pájaros en los que hay.

Los árboles en nuestras calles no tienen simplemente una función ornamental, bastante importante por cierto en cualquier barriada, sobre todo si las fachadas de los edificios no son demasiado estéticas. Pero son otras las ventajas más considerables, suavizan la temperatura porque dan sombras y retienen la humedad, son los más importantes sumideros de contaminación de los vehículos, y son hogares de aves insectívoras que nos libran de molestos mosquitos y moscas.

Por tanto Ecologistas en Acción solicita que se busquen soluciones acordes con el medio ambiente, lo que significa:

• No talar ni trasplantar ningún árbol que no esté causando desperfectos a las cañerías. Puesto que trasplantar un árbol de este tamaño y enraizado es inviable.
• Ampliar los alcorques de los árboles para que las raíces no levanten las aceras.
• Colocar anillos para evitar el ascenso de roedores.
• Podar las ramas molestas.

Por otra parte hemos advertido de la existencia de pinos secos o enfermos en las viviendas particulares de la calle Marina de Guerra solicitando que se investiguen las causas y se evite la pérdida de esos pinos y posible extensión de plagas a los circundantes.