Prohibido hoy domingo el baño en las playas de Sanlúcar por las intensas lluvias de ayer

Ayer sábado, al igual que ocurrió el verano pasado coincidiendo casi en los mismos días de agosto, se produjo el vertido a la playas urbanas de Sanlúcar de una importante cantidad de aguas residuales mezcladas con aguas de lluvia y abundantes residuos sólidos. Ecologistas en Acción calcula que unos 100 metros cúbicos de arenas negras que han estado en contacto con las aguas residuales han sido esparcidos sin ningún control por los tractores que han intervenido en el litoral ante este hecho.

El episodio de contaminación se debió a las intensas lluvias caídas en la mañana del sábado en una ciudad en la que existe una sola red de alcantarillado que conduce tanto las aguas residuales como las de lluvia. Mientras no llueve o llueve poco, las aguas residuales son conducidas a la Depuradora de Sanlúcar. Pero cuando llueve con cierta intensidad, gran parte de las aguas residuales son evacuadas directamente a las playas a través de cuatro aliviaderos del frente litoral situados en el Camino Quinta de la Paz de la zona de Bajo de Guía (el Arroyo del Salto del Grillo), frente al Polideportivo Municipal, frente a la Avenida de La Calzada de la Infanta (el Arroyo de San Juan) y en el barrio pesquero de Bonanza. A pesar de que esos vertidos están absolutamente prohibidos por ley desde enero de 2001 y que podrían ser desviados hacia la Depuradora (EDAR), el problema no se soluciona.

En 1999 Ecologistas en Acción denunció estos mismos vertidos en el juzgado. Análisis realizados en su día tanto por Ecologistas en Acción
como por el propio Ayuntamiento, así como el color y la turbiedad del agua, demuestran que se tratan de aguas residuales. Estas aguas proceden, en el caso del desagüe más céntrico, el ubicado en el Arroyo de San Juan, de zonas como el Callejón del Negro, situado en el entorno del acceso de Sanlúcar por la carretera de El Puerto de Santa María, que carecen de alcantarillado y que vierten directamente al colector subterráneo (el arroyo fue entubado hace mucho tiempo). Ha sido precisamente el estado de este aliviadero de las playas de Sanlúcar el que ha obligado a la suspensión de las carreras de caballos en la jornada de ayer y su aplazamiento al día de hoy, además de la prohibición del baño en las playas este domingo (en este último caso también a causa de los vertidos de los demás aliviaderos).

Hay que recordar que vecinos del mencionado aliviadero del Arroyo de San Juan registraron en su día una denuncia en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Sanlúcar. Por orden del juez, el SEPRONA de la Guardia Civil levantó acta como un vertido de aguas residuales que podrían atentar contra la salud pública. Ecologistas en Acción también se ha presentado como acusación particular en este proceso judicial.

Al Ayuntamiento le corresponde legalmente la responsabilidad de que se depuren todas las aguas residuales del municipio. Esas aguas deben ser canalizadas hacia la Depuradora y a medio plazo deberán erradicarse los vertidos procedentes de los cuatro aliviaderos y así evitar manchar nuevamente la imagen de Sanlúcar en unas fechas turísticas tan significativas como éstas, en las que se han visto afectados, por un lado, la celebración de las carreras de caballos y, por otro, el baño en un multitudinario domingo de agosto.

Ecologistas en Acción viene denunciando desde hace más de una década la urgente solución de esta situación y la conveniencia de desdoblar en dos la red: un alcantarillado de aguas residuales y otro de aguas pluviales.