Plaza de los Bandos: nuevo proyecto, idea vieja

Aprovechando la nueva salida a información pública, otra vez, curiosamente, en agosto, del Proyecto de Aparcamiento de la Plaza de los Bandos, no para rectificar, en algo al menos, lo agresivo del mismo, sino para modificar algunos pormenores que en nada cambian la idea del Ayuntamiento de acabar con la emblemática plaza salmantina, Ecologistas en Acción Salamanca vuelve a recordar los peligros y despropósitos que entraña esta obra.

El Proyecto de construcción del aparcamiento subterráneo en la Plaza de los Bandos es un asunto que viene creando polémica e intranquilidad en la ciudadanía salmantina desde hace tiempo. Aprobado el proyecto por el Consistorio charro, desoyendo las voces de muchos habitantes de la ciudad, de asociaciones y colectivos, agrupaciones de distinto signo, etc., e incumpliendo su propia palabra empeñada al firmar la Carta de Aalborg (Carta de ciudades europeas que apuesta por un modelo urbano sostenible medioambiental y socialmente), el Ayuntamiento sigue en su empeño de colocar a Salamanca a la cabeza de las ciudades más desastrosas en lo que a movilidad se refiere.

En Ecologistas en Acción de Salamanca estamos convencidos (estudios hay de por medio) de que el aparcamiento creará un aumento del tráfico en el centro, lo que supone, desde nuestro punto de vista, una falta de respeto a los valores urbanísticos y patrimoniales del casco histórico de Salamanca, además de las molestias para el peatón (también se incrementará el riesgo de atropellos, claro está), el ruido, la polución… cuando la apuesta debe ser por un sistema de movilidad que suponga una progresiva peatonalización del centro, dando prioridad a vehículos de emisión cero, como las bicicletas, con respecto a aquellos que sí emiten. Se trata, en definitiva, de ser coherentes, no sólo con la Carta Aalborg, sino también con los modelos de desarrollo que actualmente priman en nuestro entorno y que cuentan con el apoyo de las instituciones europeas y, lo que es más importante, con el de la ciudadanía. Y ello por no hablar de coherencia con el, al parecer en el limbo, Plan General de Ordenación Urbana en el que se puede leer: “La utilización excesiva del vehículo privado en las áreas centrales es el problema más grave que tiene la ciudad…”.

Unido a ello, Ecologistas en Acción Salamanca quiere recalcar lo pobre del argumento de la necesidad de plazas de garaje en el centro histórico, pues a las numerosas plazas ya existentes en otros aparcamientos circundantes, toda la zona cuenta con innumerables aparcamientos exteriores, tanto gratuitos como en zona ORA.

Por último, no olvidar que la ejecución del proyecto va a suponer la tala de árboles con un porte que ha costado muchos años conseguir, (como el soberbio ejemplar de Cedrus atlantica Manetti -cedro atlántico o del Atlas, de la variedad glauca), con el consecuente impacto que esto genera, tanto a nivel paisajístico y ambiental (la vegetación de la Plaza de los Bandos ha creado un hábitat para gran cantidad de fauna) como a nivel social y, aunque en el proyecto a información pública se habla de un incremento de las zonas verdes, es seguro que resultará una pérdida irreparable, tanto por lo que implica la pérdida de arbolado maduro (desgraciadamente tan de moda en la ejecución de las últimas obras promovidas por las autoridades municipales) como por la incertidumbre de que las especies que sean colocadas tras la remodelación alcancen el porte, importancia y nivel de beneficio a viandantes y vecinos de sus predecesores.

Así, desde Ecologistas en Acción de Salamanca queremos reivindicar el derecho de la ciudadanía a disfrutar de un medio ambiente limpio y de una ciudad ordenada y saludable lo que supone, desde su base, disminuir el fomento del uso del coche innecesariamente, sobre todo en una ciudad tan accesible como lo es Salamanca.