Arrasan el bosque de Bahía Blanca, el último testigo de la “Arboleda perdida”

Se ha consumado el desastre ecológico, tras varios años de dura polémica, en el que hemos realizado todo tipo de actuaciones para intentar salvar este bosque, una promotora urbanística, Arcai Inmuebles S.A., ha arrasado la práctica totalidad del arbolado de la que era una de las zonas litorales mejor conservadas del litoral de El Puerto. Este bosque, de unos 68.000 m2, se extendía sobre un acantilado con magníficas vistas a la bahía, y tenía un alto valor ecológico tanto por la vegetación que sustentaba (pinares con matorral mediterráneo) como porque era hábitat de una importante población de camaleones. Todo un lujo para nuestra ciudad que acaba de ser destruido con alevosía y premeditación.

El argumento siempre es el mismo: hay que talarlo porque es urbanizable, pero ¿quién lo declaró urbanizable? Pues IP (siendo Hernán alcalde) con el apoyo del PSOE, bajo cuya responsabilidad se elaboró el actual PGOU. Pero el asunto es más grave aún, pues el PGOU del 1992 sólo contemplaba en esta zona una edificabilidad de 12.348 m2, en dos plantas, es decir, sólo se podía ocupar un máximo del 10% de la parcela, lo que hubiera permitido la conservación de la práctica totalidad de la zona forestal. Además, el PGOU prescribe que el Plan Parcial debe “conservar el arbolado existente”.

Pero el 28/12/2001 el Ayuntamiento firma un Convenio urbanístico con los promotores para casi duplicar la edificabilidad, a cambio de que la empresa adecue los viales de acceso, o sea, viales para ellos. De 12.348 m2 de edificabilidad se sube a los 20.280 m2. En el Pleno celebrado el 4/7/2003 (el primero del pacto IP-PSOE) se aprobó una modificación del PGOU que recoge las determinaciones del citado convenio. Por tanto, la ocupación que afecta a los terrenos forestales no estaba en el PGOU, y los viales y el aparcamiento, que han provocado la tala de parte el pinar, han sido una imposición del Ayuntamiento con posterioridad al PGOU. Lamentablemente, de nuevo se volvió a cambiar la normativa legal para favorecer a los especuladores urbanísticos, cuando ya existía una propuesta oficial de Ecologistas en Acción, presentada en enero de 2003 en las alegaciones al PGOU, de modificar la clasificación de este bosque para protegerlo y expropiarlo para parque público, lo que en esa época no hubiera dado derecho a indemnización porque no estaba aprobado todavía el Plan Parcial.

La Delegación de la Consejería de Medio Ambiente ha consentido este desastre, pues han sido numerosos los escritos e informes remitidos y las gestiones realizadas por Ecologistas en Acción, sin que se hayan tomado el más mínimo interés en paralizar la destrucción de este valioso bosque litoral. Y ellos a pesar de que tenía competencia para hacerlo, pues la modificación del PGOU aprobada por el Ayuntamiento entraría en los supuestos estipulados en el Reglamento de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) que estipula que se someterán al proceso de EIA aquellas modificaciones el PGOU que “introduzcan elementos que afecten potencialmente al medio ambiente”. En este caso esta modificación ha supuesto aumentar la ocupación por edificios de zonas del área de distribución de camaleones, además de hábitats incluidos en la Directiva Hábitats: dunas litorales con pinos piñoneros y hábitats de sabinas y enebros. Además, la modificación ha afectado a un pinar declarado zona verde, que ha sido atravesado por la avenida de acceso. Esta tala masiva de pinos y cipreses y la destrucción de todo el matorral se ha realizado cuando los camaleones están en plena época de reproducción, por lo que no sólo habrán muerto numerosos adultos sino la totalidad de las puestas.

Hay que destacar también que en el expediente de esta urbanización consta un Informe denominado “Análisis y valoración de la vegetación existente en el sector de suelo urbanizable programado CO-1 “Bahía Blanca” El Puerto de Santa María”. En dicho informe se destaca el valor de este espacio litoral y la necesidad de conservar al máximo su vegetación natural. De este informe es interesante destacar lo siguiente:

  • El bosque está formado por un pinar de pino piñonero y carrasco, acebuche, lentisco, retama… y unos pocos ejemplares de pino canario. También se encuentran ejemplares de cipreses, palmera canaria, drago, laurel, araucaria…
  • Por el desarrollo del arbolado y por sus reconocidos valores paisajísticos el pinar es la formación más interesante, con gran potencial para su uso como espacio libre.
  • El sector está incluido en un área de presencia de camaleón, especie protegida por al legislación vigente.

Hay que recordar que tanto los anteriores concejales de Urbanismo, Juan Carlos Rodríguez, como de Desarrollo Sostenible, Ignacio García de Quirós, actual portavoz del PSOE, aseguraron hasta la saciedad que se conservaría toda la masa forestal, y que sólo habría que talar 9 árboles. Mintieron y deben ahora dar la cara y explicar por qué lo hicieron para favorecer a un empresario muy ligado a los dos, en un caso por ser vecino y vivir en una urbanización promovida por este empresario, y en el otro por ser de su mismo partido.

Ecologistas en Acción estudiará todo tipo de acciones para denunciar la destrucción de este bosque y de la colonia de camaleones que sustentaba, y exigirá al Ayuntamiento y a la Delegación de la Consejería de Medio Ambiente que nunca más se recalifique ni se autorice la tala de un bosque en El Puerto. ¡No más arboledas perdidas!