Obras públicas en ejecución sin autorización ambiental

Aunque esta forma de proceder se ha producido en casos aislados, últimamente se está generalizando y en actividades con un riesgo ambiental potencialmente grave, de las que no se ha evaluado su impacto.

Esta es, ni más ni menos, la finalidad de este procedimiento, el de evaluación ambiental, regulado por la Ley 4/2007, y sin cuya declaración es ilegal acometer las obras que conllevan ciertas actividades. Por ello los grupos ecologistas han comunicado a la Delegación de Medio ambiente y Desarrollo Rural de Cuenca, el comienzo de dos obras que se han iniciado, saltándose todos los trámites perceptivos.

Estos incumplimientos de la Ley se están produciendo, sobre todo, en los proyectos vinculados a grandes infraestructuras. Este es el caso de la planta de hormigonado solicitada en Abia de la Obispalía, junto a la A-40. Este proyecto se prevé en una zona sensible por la proximidad al río Gigüela y aunque está en fase de consultas previas a colectivos (conforme contempla la Ley) las obras ya han comenzado. Además en una zona ya devastada por las obras de la autovía y con un flagrante incumplimiento de las medidas correctoras, visible para cualquiera que recuerde su estado original.

Otro ejemplo es el de la cantera de “Los Arbolillos”, en Torrejoncillo del Rey, donde las obras han comenzado ya habiendo vulnerado los plazos y prescripciones de la citada Ley. El estudio de impacto ambiental de esta cantera se encuentra actualmente en fase de información pública. Además, las asociaciones ecologistas han solicitado una declaración ambiental negativa, tanto por la afección que origina su emplazamiento, como por la saturación de este tipo de actividades en el municipio, por las infraestructuras desarrolladas en los últimos años.

La “Ley 4/2007, de Evaluación Ambiental en Castilla-La Mancha” se publicó recientemente, teniendo como precedente la Ley 5/99. Establece la necesidad de someter a evaluación ambiental ciertas actividades en función de su naturaleza o la posible afección al medio en el que se plantee su emplazamiento. Antes de la elaboración del estudio ambiental la Ley estipula un periodo de consultas previas a colectivos, administraciones y asociaciones para que aporten ideas y documentación a tener en cuenta a fin de valorar su necesidad de sometimiento a evaluación o para incorporarlas al estudio que se redacte. En esta fase estaría la planta asfáltica de Abia. Si se estima que el proyecto se debe someter a evaluación, se redacta un estudio que evalúa la afección al medio y que propone las medidas correctoras para que éste sea mínimo.

Posteriormente, este estudio se somete a información pública para recoger posibles alegaciones, momento en el que se encuentra el expediente de la cantera de Torrejoncillo. Con el estudio y las alegaciones recogidas, el órgano ambiental (la Consejería de Medio Ambiente y Desarrollo Rural) publica la “declaración de impacto ambiental” que puede ser negativa, desestimando la actividad o positiva, generalmente, imponiendo una serie de medidas correctoras.
De igual forma la Ley prevé las sanciones correspondientes por infracción de los plazos. En este sentido se tipifica como infracción muy grave “…la realización o ejecución de un proyecto sin contar con la Declaración del Impacto Ambiental cuando ésta fuere preceptiva…”

Por todo ello, Ecologistas en Acción de Cuenca y la Asociación Ecologista La Atalaya, hemos solicitado por escrito a la Delegación de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, la paralización inmediata de las obras mencionadas y la aplicación de las sanciones que marca la Ley.




Visitantes conectados: 357