Proyecto de introducción de la tortuga boba en el Mediterráneo

Ecologistas en Acción y la asociación científica Alnitak piden la paralización del Proyecto de introducción de la tortuga boba en el Mediterráneo, que está llevando a cabo la Junta de Andalucía y que podría responder más a intereses mediáticos que a la recuperación ecológica del entorno.

Ecologistas en Acción considera que se ha producido una nefasta utilización mediática del proyecto, llegándose a aseverar razones de poco peso científico “se trata de una medida de gestión para prevenir las plagas de medusa”, en detrimento de un análisis exhaustivo de las causas que provocan las plagas de medusas.

También se señala que los huevos de tortuga son recogidos en áreas naturales de las islas de Cabo Verde, donde las poblaciones de tortugas son muy frágiles, pretendiéndose su introducción en un espacio con escasas garantías de éxito.

Además hay que subrayar que no existe consenso en la comunidad científica respecto a esta introducción, manejando datos científicos que aseguran que hay una diferenciación genética clara entre las poblaciones de Cabo Verde y las del Mediterráneo, independientemente de que el área de migración de estas especies sea muy grande. Así, el principio de precaución obliga a permanecer quietos antes de efectuar una contaminación genética con la introducción de una variante alóctona.

Ecologistas en Acción y Alnitak enfatizan que para recuperar una especie amenazada hay que incidir en la gestión del ecosistema y en resolver las causas que han provocado la situación de disminución de población de la especie. El actual Proyecto de la Junta incumple las recomendaciones de la UICN y la Directiva Hábitat, pues la zona a introducir no se trata de un espacio de puesta, salvo una accidental, ni tampoco se están tomando medidas previas de recuperación y adaptación del hábitat natural (conservación de la costa andaluza).

Este proyecto puede desviar la atención de la responsabilidad que le corresponde a España, que debe centrar los esfuerzos en la reducción del impacto de la captura accidentales de más de 30.000 tortugas marinas juveniles, subadultas y adultas en diversas pesquerías a lo largo de nuestras costas.

Otras autoridades científicas se han pronunciado en contra y así lo manifestaron públicamente en julio de 2007:
- Ferran Alegre i Ninou. Presidente de la Fundación CRAM
- Pascual Calabuig. Director del Centro de Recuperación de Fauna de Tafira (Gran Canarias)
- Ricardo Sagarminaga. Presidente de Alnitak
- Xavier Pastor. Presidente de Oceana Europa
- Álex Aguilar. Profesor del Departamento de Zoología de la Universidad de Barcelona
- Luís Cardona. Profesor del Departamento de Zoología de la Universidad de Barcelona
- Juan Antonio Raga. Coodinador del Grupo de Zoología Marina del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universidad de Valencia
- J. Luís G. Varas. Responsable del Programa de Mares de WWF/Adena