Estación de esquí de La Covatilla: La pesadilla continúa

Pasó el verano (como parece que pasará el año 2007) sin Declaración de Impacto Ambiental para la Ampliación de la Estación de Esquí “Sierra de Béjar” (por todos conocida como “La Covatilla”) pero con obras que continúan completamente al margen de la legalidad.

Para Ecologistas en Acción de Salamanca esta situación es consecuencia, en primer lugar, del enfermizo afán por parte de la Gestora del Complejo (GECOBESA) de intentar inyectar viabilidad a base de crecer en metros cuadrados, cueste lo que cueste, y, en segundo, de la “pasividad activa” (se empeñan en no mirar, no conocer, no investigar, no actuar) por parte de las autoridades de la Comunidad Autónoma (a través de su órgano competente, la Consejería de Medio Ambiente).

Que las obras continúan es un hecho, constatable con sólo pasear por el lugar, como así han acreditado numerosos vecinos, y por ahora a esta Asociación no le consta que esas obras estén amparadas por las pertinentes licencias, ni por supuesto por una Declaración de Impacto (en la nevera de la Junta Castilla y León desde hace años) que fije unas condiciones mínimas para el desarrollo de ese tipo de actividades en caso de que deban ser llevadas a cabo.

Esta situación de inestabilidad, de secretismo, de inseguridad en que la nieve sea la solución para la comarca (vistos, sobre todo, los resultados de las últimas temporadas), esta falta total de transparencia en todo lo tocante a la estación de esquí y sus múltiples proyectos asociados (o quizás sea a la inversa y el complejo para la practica de esquí es el proyecto asociado a otros intereses de tipo inmobiliario que son los realmente buscados por el empresariado implicado), unido a la permisividad de las Administraciones (y las ambigüedades de los partidos políticos ahora turnantes en el poder) ha desembocado en un importante movimiento ciudadano que apuesta por un futuro de la Sierra ligado a la consecución de la Declaración del área como Parque Natural, defendiendo un futuro sostenible, viable y respetuoso con un entorno privilegiado en nuestra provincia. La respuesta por parte de la gestora de la estación ha sido la demonización de esta alternativa, lo que ha contribuido a generar un clima de confrontación vecinal que amenaza seriamente la convivencia.

Unido a todo ello, volver a dejar constancia de dos datos, ya sabidos pero pretendidamente omitidos en casi todas las informaciones respecto al caso que nos ocupa y que hacen inviable una Declaración de Impacto Ambiental favorable a la ampliación: No olvidar que las obras se están desarrollando en Espacio Red Natura 2000, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC; y futura Zona de Especial Conservación, ZEC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) “Sierra de Candelario” (Salamanca) código ES415006 (lo que, como es sabido, motivó la apertura de un expediente por parte de la Comisión Europea) y que, desde la perspectiva socioeconómica, el proyecto es inviable ya que año tras año acumula pérdidas millonarias, subsanadas a base de dinero público, y supone poner en manos de un negocio inestable el futuro de toda una comarca.

Por último, Ecologistas en Acción de Salamanca insta al alcalde de Béjar, Cipriano González a que exija a la Junta de Castilla y León el cumplimiento de la legalidad así como a que exprese públicamente su posición entre el esquí, hoy por hoy, puramente especulador y de corte privado, o la declaración del Parque Natural Béjar-Candelario, beneficioso para toda la comarca.