El New Flame ha vertido a la Bahía de Algeciras

Desde que se produjo el siniestro del New Flame, los ecologistas hemos denunciado hasta la saciedad los graves impactos que han provocado el siniestro del New Flame en la Bahía de Algeciras y en el Estrecho de Gibraltar en general; hasta el punto de que en la mayoría de los días éramos los únicos que trasladábamos información a la opinión publica; ya que la actitud del Gobierno de Gibraltar se ha caracterizado y se caracteriza en este incidente como oscura, de nula fiabilidad y de ninguna transparencia; a su vez la postura del Gobierno Español ha sido de complicidad y de irresponsabilidad.

Ante esta trama de mentiras, verdades a medias y de irresponsabilidad, desde Agaden y Verdemar–Ecologistas en Acción, queremos declarar públicamente lo siguiente:

Desde nuestras organizaciones ecologistas denunciamos los 3 vertidos de hidrocarburos y aceites que se produjeron en la Bahía de Algeciras, en pleno siniestro del New Flame, así como los vertidos y el uso de dispersante que se uso en torno al New Flame; ante estas denuncias por parte del Gobierno de Gibraltar y del Español se negó rotundamente desde el principio hasta la fecha, que el New Flame hubiera vertido hidrocarburo; e incluso se nos acuso por parte de las autoridades españolas y gibraltareñas de crear alarmismos y realizar denuncias de falsos vertidos. (El presidente de la Junta Manuel Chávez declaro públicamente que las denuncias ecologistas no eran ciertas -6 de Septiembre-)

Sin embargo con esta fotografía demostramos claramente que lo que denunciábamos es una realidad evidente, y deja de manifiesto la poca transparencia, la manipulación de la realidad y la irresponsabilidad del Gobierno Gibraltareño con la complicidad y la vista gorda de las autoridades españolas.

Esta poca confianza, nos hace preocuparnos muy mucho sobre el ocultismo de información que existe en torno a la naturaleza de la Chatarra que contiene el New Flame; ya que desde que se produjo el siniestro, Gibraltar no ha desvelado oficialmente ninguna información sobre la naturaleza de la chatarra y ha trabajado a marchas forzadas por evitar que salga a la luz publica cualquier información al respecto; por parte de las autoridades españolas no se ha contestado a ninguna de nuestras peticiones donde le solicitábamos una investigación al respecto.

Desde el movimiento ecologista tememos sobre la contaminación que puede estar provocando esta chatarra así como la catástrofe ambiental que puede provocar si finalmente se vierte al mar; esta preocupación reside en que la naturaleza de dicha chatarra frecuentemente puede presentar sustancia toxicas y peligrosas para el medio ambiente y la salud de los ciudadanos. Esta afirmación no es gratuita ya que si hacemos un poco de memoria histórica podemos remontarnos al “CASO ACERINOX” donde se fundió una Cápsula radiactiva de Cesio-137 procedente de chatarra para fundir en los hornos de Acerinox, provocando las famosas Cenizas Radiactivas. Esto demuestra que la naturaleza de la chatarra que desplazan estos barcos son de muy poca fiabilidad pudiendo contener materiales y sustancias altamente peligrosas y toxicas para la salud y contaminantes para el medio ambiente.

Por todo ello, desde nuestras organizaciones ecologistas exigimos:

Que de forma inmediata se declare públicamente la naturaleza de la chatarra y su potencial de vertido, así como el impacto ambiental ya existente.

Desde ambos grupos ecologistas exigimos al Gobierno Español a que inste al Gibraltareño a reconocer la existencia de vertidos, así como que las mismas autoridades españolas reconozcan los vertidos y el impacto ambiental que esta suponiendo este siniestro en la Bahía; en definitiva exigimos claridad, verdades, transparencia y soluciones reales.

Por otro lado solicitamos a la Junta que haga público los resultados de las analíticas que iba a realizar a los vertidos llegados a las costas de la Bahía de Algeciras, que demostrarían si procede o no del New Flame.
En un tercer lugar solicitamos al Ayuntamiento de Algeciras a que denuncie judicialmente, al igual que lo hizo con el Sierra Nava, los vertidos que afectaron a la Playa de Getares; para que se depuren responsabilidades y se paguen las costas de limpieza y daños ambientales.

Por último, entendemos que la Junta y el Ministerio de Fomento deben exigir que se depuren responsabilidades y se denuncie judicialmente el caso.

Todo creemos que conlleva:

Un reconocimiento por parte del Gobierno Español y Gibraltareño de los vertidos del New Flame y el impacto ambiental que esta teniendo en la zona.

Que el Gobierno español presente públicamente junto a Gibraltar un "Plan de Acción" que aporte soluciones reales y urgentes para extraer en la máxima brevedad posible el New Flame y su chatarra.

Que las autoridades Gibraltareñas siguen en la misma actitud que hasta las fechas; desde las autoridades españolas investiguen la carga del New Flame, y se declare públicamente la naturaleza de la Chatarra, así como la contaminación, los riesgos para la salud y el impacto ambiental que esta provocando y puedan provocar en el futuro.