Iberdrola renuncia a la planta de desulfuración para la CT de Lada

La Central Térmica de Lada es responsable de la emisión de más de 23.500 toneladas de contaminantes ácidos anuales, del orden del 20 % del total de emisiones generadas por las centrales térmicas asturianas

Según el “Resumen no Técnico”, para la Autorización Ambiental Integrada de los Grupos III y IV CT de Lada, Iberdrola no contempla la Instalación de la planta de desulfuración de gases, con la que se conseguirían importantes reducciones en las emisiones de dióxido de azufre (SO2).

A pesar de los anuncios anteriores, donde Iberdrola anunciaba una inversión de más de 60 millones de euros en la Planta de Desulfuración del grupo 4 de la Central Térmica de Lada, el “Resumen no Técnico” para la Autorización Ambiental Integrada de los Grupos III y IV CT de Lada (Expediente AAI-47-06), publicado por el Servicio de Gestión Ambienta de la Dirección General de Calidad Ambiental y Obras Hidráulicas, perteneciente a la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio e Infraestructuras, Iberdrola no contempla la Instalación de la planta de desulfuración de gases.

Según el “Resumen no Técnico” presentado, Iberdrola renuncia a cualquier mejora tecnológica para adaptar la central a la nueva situación normativa, por lo que, entendemos que simplemente utilizará las opciones ya contempladas en el Plan Nacional de Reducción de Emisiones para Grandes Instalaciones de Combustión, es decir, una reducción en las horas de funcionamiento del orden del 20%, el cierre a corto plazo del Grupo III, de 147 MW, que podrá seguir contaminado libremente “como hasta ahora” durante 20.000 horas de funcionamiento, (cuatro años al ritmo actual) y una sustitución importante de carbón nacional por carbones de importación, con menor contenido en azufre. Esto podría suponer una reducción en el consumo de carbones nacionales del orden de 270.000 Tm anuales, es decir, un 60% con respecto al consumo medio anual de los últimos años, mientras que el de carbón de importación aumentaría un 6%

En el “Resumen no Técnico” presentado, no se recogen cuales serán las reducciones alcanzadas, excepto en el caso de los Óxidos de Nitrógeno, donde se indica que serán de un 15%, esto no garantiza ni siquiera el cumplimiento de los límites establecido para esta central, ya que son menores a los establecidas por el Plan Nacional de Reducción de emisiones, que exige que el Grupo IV, de 348 MW y el único que podrá seguir en servicio, las reduzca en un 28%. También debería reducir las de SO2 en un 37% y las de partículas en un 23%.

Está claro que este plan no confirma, muy al contrario, la "decidida apuesta de la compañía por el Medio Ambiente" y su "apuesta" por el mantenimiento de la actividad en sus instalaciones de carbón, y desde luego no responden a las expectativas ambientales o sindicales creadas ante el anuncio de las inversiones de Iberdrola en esta planta, y mucho menos en las del propio ayuntamiento, que contaba con ella para lograr mejorar de forma importante la mala calidad del aire de la ciudad.

Ante esta situación, que contrasta con la del resto de centrales asturianas, donde al menos uno de cada grupo contará con este tipo de instalación, Ecoloxistes n’Aición d’Asturies plantearemos ante la Consejería de Medio Ambiente la denegación de la Autorización Ambiental Integrada para esta instalación.