Protestan por el nombramiento de un torero como académico

Ecologistas en Acción ha remitido un escrito de protesta a la secretaria de la Academia, María José Porro, pues este nombramiento lo consideran un atentado contra el movimiento defensor de los Derechos de los Animales.
Una institución como la Academia Cordobesa debería incluir en sus principios junto a los de independencia y libertad, el de intolerancia al maltrato y el respeto a la vida de los animales.

Ecologistas en Acción quiere hace constar que en los últimos años ha descendido el número de peñas taurinas y el de aficionados a las corridas de toros. Por el contrario han surgido numerosas asociaciones que defienden los derechos de los animales ante la crueldad de algunas prácticas llevadas a cabo por los seres humanos. Las corridas de toros son legalmente consentidas, pero son éticamente cuestionadas porque los animales deben tener el derecho a no ser maltratados ni torturados. Este hecho está recogido en Ley de Bienestar Animal de la Comunidad Europea y en ella está exento el toro de lidia por motivos estrictamente políticos.
Si se juzga una corrida de toros con objetividad, se observa que hay un cruel linchamiento de un animal acorralado e indefenso que tiene capacidad de sentir dolor físico como otro mamífero.

Esta brutal tortura se produce ante un público, que indirectamente utiliza el sufrimiento gratuito del inocente animal como medio de evasión y divertimento. En la plaza de toros se producen escenas de extrema violencia, de tormento y desprecio de los animales.

Por todas estas razones Ecologistas en Acción de Códoba considera que calificar la actividad de torear como arte es un despropósito y un insulto contra la propia vida.