El Ayuntamiento de Jerez opta por el derroche energético en Navidad

Las contradicciones del Ayuntamiento de Jerez se hacen evidentes con el tema del alumbrado Navideño. Cuando el pasado 15 de Noviembre se sumó al acto simbólico del apagón, solo pretendía hacer un gesto de cara a la galería pero no significaba un cambio ni un compromiso por la sostenibilidad. Ahora con el alumbrado navideño nos vuelven a mostrar cual es su política medioambiental, ya que pretenden seguir como antes, a pesar de las recomendaciones de la Ministra de Medio Ambiente, la comunidad científica internacional, ecologistas y otros sectores sociales, sobre la necesidad de tomar medidas serias y eficientes contra las causas que provocan el cambio climático.

El gobierno municipal socialista sigue manteniendo su discurso de compromiso con la sostenibilidad, pero sus actuaciones poco tienen que ver con lo que dicen. Nos quieren vender que las lámparas que se han instalado son de bajo consumo y que van a tenerlas encendidas dos días menos que otros años, pero el millón de bombillas de 0,4 watios hacen un total de 400.000 watios de potencia. Estas bombillas van a estar encendidas aproximadamente unas 120 horas, y la fabricación de la energía necesaria para mantener encendidas el millón de bombillas, va a producir unas 30 toneladas de CO2, que contribuirán aún más al cambio climático. Y esto sin tener en cuenta el considerable consumo de las zonas comerciales privadas.

Año tras año hemos reclamado que se racionalice el tema de la iluminación navideña, se reduzca su implantación y sobre todo que se quiten las luces de los árboles, ya que es algo que está expresamente prohibido por las Ordenanzas Municipales de Medio Ambiente. Pensamos que se puede adornar la ciudad sin cometer estas irregularidades.

En este mismo sentido, la socialista Cristina Narbona, Ministra de Medio Ambiente, ha realizado un llamamiento a todos los Ayuntamientos a través de la FEMP, para que reduzcan considerablemente el gasto energético con motivo de las fiestas navideñas. Pero el Ayuntamiento de Jerez, gobernado por socialistas, ha hecho caso omiso a estas recomendaciones y sigue actuando igual o peor que antes. El gobierno municipal ha puesto en la balanza la política populista de tener contentos a los ingenuos ciudadanos que no valoran el derroche, que pagan con sus impuestos, frente a los cuatro “trasnochados y alarmistas” que, a fin de cuentas, no tienen ningún peso electoral.

Mantener el discurso en coherencia con las actuaciones, es una de los aspectos que definen una forma distinta de hacer política.