El Ayuntamiento de Almuñecar desprecia su Patrimonio Histórico

Junto a la carretera a Jete, a dos kilómetros de Almuñécar, se encuentra el Columbario romano conocido como la torre del Monje, construido en el siglo I de nuestra era y que desde el año 1931 está catalogado y disfruta de la consideración de Bien de Interés Cultural.

En el día de hoy una construcción -otra más- amenaza con ahogar el monumento desfigurando totalmente el entorno.
Según la ley, el Ayuntamiento de Almuñécar debía tener un Plan especial de protección para el monumento, que condicionaría las licencias de obras. De no existir este Plan todas las licencias deberían ser informadas desde la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía.

Como la ley prevé que no se puede alterar el entorno de un monumento de este tipo, alguien ha cometido una infracción: o los constructores, que no han solicitado licencia de obras -lo que diría muy poco del Ayuntamiento y su servicio de vigilancia urbanística-, o alguien, en Almuñécar o en Granada, ha concedido los permisos en contra de lo que dispone la Ley.

Por eso hemos solicitado a la Delegación de Cultura que depure las responsabilidades pertinentes, que obligue a la paralización de la obra y, en aplicación de los artículos 20 y 23 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico español, que proceda a la demolición de la estructura y se devuelva el terreno a su estado original.