Ecologistas en Acción Nº 87

Última actualización : 1ro de febrero.

Revista Ecologista nº 87. Invierno 2015

Accidente de Palomares, 50 años contaminados de radiactividad. TTIP. Volkswagen. Leyes a la carta. Presas en La Rioja. Neumáticos usados. Autoconsumo eléctrico. Metabolismo económico.

Editorial
El acuerdo histórico más vacío del mundo

La cumbre de París se cerraba tras el golpe de martillo del presidente Fabius anunciando que por primera vez se había alcanzado un acuerdo de Naciones Unidas sin la oposición de ninguno de los 195 Estados.

Empecemos reconociendo efectivamente que este acuerdo es el primero que alcanza tanto consenso y por ello podría verse como un punto determinante en la historia de las negociaciones políticas. Pero la pregunta que sigue es en qué se han puesto de acuerdo, porque aparte de reconocer que tenemos un problema, no se han incluido ninguno de los elementos importantes para solucionarlo. El acuerdo se ha producido a costa de cruzar muchas de las líneas rojas que en ningún momento deberían haberse cruzado; aceptar la ausencia de objetivos concretos de reducción y financiación, absolver al culpable y excluir conceptos como la justicia social o los combustibles fósiles, que ni siquiera son mencionados en el texto como si la cosa no fuera con ellos y despejar el camino para continuar por el rumbo que nos ha traído a la actual situación de colapso climático.

Estos elementos hacen que este acuerdo tenga todos los visos de convertirse en papel mojado. Era una necesidad apremiante imbuirse de la urgencia climática y una oportunidad histórica para internacionalizar miles de demandas, luchas y verdaderas soluciones que nos hubieran puesto en la senda de un mundo sin carbono.

Que la carta de los Derechos Humanos no goce de un consenso internacional no oscurece su importancia. El sentido común nos indica que aunque países dictatoriales no aprueben derechos como la libertad de expresión, de creencia, o de igualdad es imprescindible tener un marco legislativo que blinde estos derechos para toda la humanidad y ofrezca amparo ante las violaciones de los mismos. Esa fue la razón de crear esta Declaración Universal y el sentido del marco de Naciones Unidas. La protección de los derechos de generaciones presentes y futuras de no padecer las consecuencias del cambio climático debería haber sido la máxima del acuerdo, mediante la reducción de las emisiones y estipulando mecanismos punitivos a aquel que no se sumase al acuerdo.

En el acuerdo de París desaparece la inclusión los Derechos Humanos en el articulado; en aras de ese “consenso” a nadie le ha temblado el pulso al permitir que se cierre en falso un acuerdo que de momento nos condena a un calentamiento global muy peligroso por encima de los 3ºC, sin que se hayan previsto mecanismos realmente efectivos capaces de contener el aumento de temperatura dentro de los márgenes de seguridad que indica la ciencia.

Así, la de París ha sido una cumbre más de la procrastinación, donde las decisiones tomadas suponen el retraso de las medidas necesarias que desoyen la urgencia en la que ya estamos inmersos y implican la huida hacia adelante de un sistema que genera como daños colaterales el deterioro social y ambiental. Mientras, cada nuevo permiso de extracción, cada nueva central, cada deslocalización industrial o gran infraestructura que acometamos hoy nos condena a más cambio climático mañana. La humanidad seguirá acercándose cada día al borde de un precipicio incierto.

Somos muchos más quienes frente a los intereses de las industrias contaminantes hemos dicho basta. No esperaremos los tan prometidos ciclos de revisión, primero porque llegan tarde y segundo porque no tenemos ninguna confianza en que sean adecuados. Por todo ello seguiremos en la calle evitando que haya pozos de fracking, cerrando las centrales de carbón y nucleares, y apostando por un cambio de modelo mediante el impulso de las energías renovables y la creación de redes de cooperación y de consumo locales y sostenibles. Estamos convencidos de que será la ciudadanía la que estará a la altura frente a la falta de ambición de los políticos.

Tenemos que adueñarnos de nuestro futuro, ya que aunque el reto sea enorme no podemos caer en la desesperación, tenemos soluciones y voluntad de transformación. Solo a través de la acción conseguiremos un cambio de modelo más justo solidario y sostenible.

Sumario

- 50 años del accidente de Palomares. Cada vez más cerca de la limpieza de la contaminación radiactiva, por Paco Castejón, José I. Domínguez, Igor Parra

- Leyes para incumplir la ley. La Junta de Castilla y León legisla contra el medio ambiente para favorecer intereses económicos privados, por M. Á. Ceballos

- El metabolismo económico de las regiones españolas. Las regiones despobladas abastecen de materiales y energía a las más desarrolladas económicamente, por Óscar Carpintero, Sergio Sastre, Pedro L. Lomas

- Tratados de libre comercio. TTIP, CETA, TiSA, TPP… una sopa de siglas para liberalizar (más) el comercio mundial, por Lucía Bárcena, Tom Kucharz y Luis Rico

- Engaños de la industria automovilística. Caso Volkswagen: la punta del iceberg de un sistema fraudulento, por Samuel Martín-Sosa, María García, Mariano González

- Los neumáticos fuera de uso. La mitad se quema en cementeras, por Carlos Arribas

- Autoconsumo eléctrico. El tortuoso camino hacia la autosuficiencia energética y la generación distribuida, por Rodrigo Irurzun

- El coste real de la electricidad. Un análisis desde el enfoque de la economía ecológica y el de la deuda ilegítima, por Pablo Cotarelo

- Las presas de Enciso y Terroba (La Rioja). Dos fracasos, dos desastres, dos riesgos, por Toño Casas, Pilar Muniesa, Andrés Pocoví, Óscar Pueyo y Carlos Revuelto

- Situación ambiental de la Región de Murcia. por Ecologistas en Acción de la Región Murciana

- “La cárcel ha sido mi universidad. Allí empecé a leer sobre ecología”. Entrevista a José María Galante “Chato”, por Sara Puertas

- Maniobras Trident Juncture 2015. La OTAN convirtió España en un escenario de las guerras futuras de la Alianza, por Andreas Speck

- Planes hidrológicos. Nuestros recursos hídricos disponibles se han reducido en una quinta parte en los últimos 25 años, por Área de Agua

- Fotos con historia: Enmarañadas

- Hogar Ecológico: Comerciales del oligopolio eléctrico

- Iniciativas Sostenibles: Día del buen vivir (Colonia, Alemania)

- Consumo transformador: El vino

- En clave Ecologistas: Chiquiasamblea

- Conocer para Proteger: Río Chícamo (Murcia)

Comprar la revista

Portada

0 | 10

+ información

  • Indices


    Temas tratados en artículos de El Ecologista (17 en adelante) y Gaia (1-16).

  • Boletín de suscripción


    Para suscribirte a la revista rellena el boletín y envialo por correo electrónico, por fax o por correo postal.

  • Publicidad


    Anunciarse en la revista Ecologista supone acceder e informar a las personas y sectores más sensibilizados sobre el medio ambiente.


Contacto/teléfono
Marques de Leganes 12
28004 Madrid
Telefono: +34-91-5312739
Fax: +34-91-5312611
Enviar un mensaje


Visitantes conectados: 310