Contaminación en Madrid: ¿qué tiene que pasar para que el Ayuntamiento actúe?

Tras dos semanas de fuerte contaminación, el Ayuntamiento insiste en su tesis de achacar la responsabilidad de la contaminación al polvo del Sahara. Sin embargo, todos los datos demuestran tanto la falacia de este argumento como la responsabilidad de los tubos de escape de los coches. Pero este tiempo también prueba la irresponsabilidad del Ayuntamiento, que no hace nada por solucionar esta grave situación más allá de intentar ocultarla. Para protestar por esta inactividad municipal, miembros de Ecologistas en Acción y de la FRAVM se han concentrado para informar a los ciudadanos en la estación que peores registros ha acumulado esta quincena, la del Paseo de Recoletos.

En las últimas dos semanas, debido a una fuerte estabilidad meteorológica, ha habido un incremento importante de la contaminación en Madrid. Aunque es cierto que se ha registrado un episodio de intrusión sahariana (fenómeno que ocurre periódicamente), éste ha sido más bien poco importante y ni mucho menos ha sido el principal responsable de la grave contaminación de estos días. Por el contrario, la causa principal es que el anticiclón dificulta la dispersión de los contaminantes que se generan en la ciudad, sobre todo a causa del tráfico, y los índices de contaminación se disparan.

De hecho, el contaminante que más ha subido estos días ha sido el dióxido de nitrógeno, que procede exclusivamente del tráfico. Ha habido niveles altos de partículas, y también se han dado niveles inusualmente elevados de otros contaminantes como el dióxido de azufre o el monóxido de carbono, que normalmente no son problemáticos en Madrid. En resumen han subido todos los contaminantes y sólo uno de ellos, las partículas, vienen, y sólo en una pequeña parte, del Sahara.

La prueba más irrefutable de esta argumentación es la comparación de dos estaciones, la ubicada en la Casa de Campo, relativamente alejada del tráfico, y la situada en Paseo de Recoletos, en pleno centro de la ciudad, y rodeada de coches. Los datos no dejan resquicio a la duda (datos en microgramos por metro cúbico, µg/m3, si no se especifica lo contrario, extraídos de la web municipal).

PM10 (partículas en suspensión)

EstaciónSuperaciones
Valor límite diario
Enero 2008
Valor máximo
(media diaria)
Valor medio
Enero
Valor medio
(días 19-30 de enero)
Pº Recoletos 12 días 105 47 64
Casa Campo 1 día 51 25 36

- Valor límite diario: No se deben superar más de 35 días al año los 50 µg/m3
- Valor límite anual: No se debe superar el valor medio anual de 40 µg/m3.

NO2 (dióxido de nitrógeno)

EstaciónValor medio Ene- 2008Valor medio (19-30 ene)Superación
220 µg/m3
Superación
200 µg/m3
Valor máximo
Pº Recoletos 94 115 15 horas 21 horas 372
Casa Campo 53 74 0 horas 0 horas 168

- El valor límite anual en 2008 es 44 µg/m3.
- Valor límite horario: en 2008 no se deben superar más de 18 horas al año los 220 µg/m3. En 2010 no se deben superar más de 18 horas al año los 200 µg/m3.

SO2 (dióxido de azufre)

EstaciónValor medio
Enero 2008
Valor medio
(días19-30)
Valor máximo
(media diaria)
Pº Recoletos 24 31 45
Casa Campo 11 13 15

- Valor límite anual: no se debe superar el valor medio anual de 20 µg/m3.

Es decir, los datos muestran a las claras cómo la contaminación no ocurre en toda la ciudad por igual (que sería lo lógico si la contaminación viniese del Sahara). Por el contrario, se producen picos especialmente elevados allí donde hay más tráfico (Paseo de Recoletos) y menos donde hay menos tráfico (Casa de Campo).

Lo más grave es que esta situación es perfectamente conocida por el Ayuntamiento, que dispone de un buen sistema de predicción de la contaminación, pormenorizado por horas y por zonas. El Ayuntamiento tiene la obligación de tomar medidas como se hace en otros sitios de Europa cuando se dan estas situaciones –p. ej. restringiendo el tráfico en las zonas más sensibles–. Pero no sólo no hace nada sino que enmascara el problema echándole la culpa al Sahara y haciendo una media de toda la red.

PDF - 161.4 KB
La calidad del aire en Madrid. Balance de 2007

La inacción del Consistorio tiene unas dramáticas repercusiones sobre la salud de la gente, como demuestran numerosos trabajos. Los estudios científicos más prestigiosos (como APHEIS 3, realizado en 26 ciudades europeas) calculan que en Madrid fallecen más de 2.000 personas de forma prematura al año sólo a causa de la contaminación por partículas. Ante datos de esta contundencia, Ecologistas en Acción y la FRAVM se preguntan qué tiene que ocurrir en Madrid para que el Ayuntamiento actúe en defensa de la salud de los ciudadanos, algo a lo que le obliga la legislación vigente.

Una situación de esta gravedad, que además es crónica en Madrid, exige medidas que tengan como objetivo la reducción del uso del coche y la potenciación del transporte público y colectivo, a la vez que se favorece el transporte no motorizado (caminar o pedalear). Así, resulta necesario elaborar y poner en práctica un plan de movilidad sostenible, en el que se recojan medidas de fomento de la bicicleta, del tránsito peatonal, la segregación estricta de los carriles bus, la incorporación de autobuses y tranvías eléctricos y, sobre todo, restricciones al coche: eliminación de las plazas azules del SER, dejando sólo las de prioridad para residentes; hacer cumplir los límites de velocidad y establecer una velocidad máxima de 30 km/h en las zonas residenciales (como se hace en Austria); peajes progresivos (más altos para los vehículos más contaminantes, como se hace en Londres); reducir el viario, etc.

Del mismo modo, en el área metropolitana, resultan necesarios: una moratoria para las nuevas carreteras y autovías previstas tanto por la Comunidad de Madrid en el Plan de Carreteras 2007-2011, como por el Ministerio de Fomento; la puesta en funcionamiento de aparcamientos disuasorios; o establecer un límite de velocidad a 80 km/h en el área metropolitana de Madrid, tal y como se ha empezado a hacer en Barcelona y se viene aplicando con éxito en muchas ciudades europeas.




Visitantes conectados: 570