Posición sobre una planta de biomasa en Cantalojas

Ante los rumores sobre la instalación de una central eléctrica de biomasa en Cantalojas (Sierra de Ayllón) y puesta en cultivo de 2.000 hectáreas de un cultivo energético en la comarca para producción de materia prima para abastecer dicha central, Ecologistas en Acción hace las siguientes consideraciones:

1 – La declaración de Parque Natural para la comarca de la Sierra de Ayllón es inminente. El ámbito territorial del P.O.R.N. Sierra Norte comprende 35 municipios, entre los cuales se incluyen Cantalojas, los Condemios y Galve de Sorbe. Los excepcionales valores naturales de la Sierra de Ayllón le han hecho merecedora de esta figura de protección. Ecologistas en Acción cree que la actividad de esta planta, industrial y contaminante, es incompatible en el ámbito del P.O.R.N.

2 – La central de biomasa tendrá un claro impacto sobre la cantidad y calidad de las aguas del río Sorbe.

La red fluvial de la vertiente meridional del Sistema Central es una de las razones objetivas para que esta comarca sea declarada parque natural. La sierra de Ayllón posee una posición hidrográfica estratégica en el centro peninsular. Efectivamente, en ella nacen varios de los ríos más importantes de la cuenca del Tajo, el Jarama, el Sorbe y el Bornova. Estos cauces son fundamentales para asegurar la calidad de vida y el bienestar económico de millones de ciudadanos que utilizan este recurso hídrico aguas abajo, en el corredor del Henares y en Madrid. ¿Qué mejor garantía de calidad para esas aguas que asegurar la protección medioambiental de sus fuentes?.

3 – La actividad económica de la población en el momento actual se basa en la ganadería, el turismo rural asociado al Parque Natural del Hayedo de Tejera Negra y otros parajes del entorno, y el sector comercial, que incrementa su actividad en los periodos vacacionales por el aumento estacional de población.

4 – El cultivo energético propuesto basado en una especie exótica, la Pawlonia, no es compatible con las características del medio físico de Cantalojas.

Un análisis serio y riguroso de los parámetros climáticos locales refleja las limitaciones que la vegetación autóctona soporta en estas zonas: reducido crecimiento vegetal y escasa producción ecológica y de biomasa.

En la actualidad, y a nivel nacional, existe un gran desconocimiento acerca del cultivo energético a base de Paulownia. Es tan novedoso que para valorar su adaptación, incierta en muchos territorios del territorio peninsular, se están realizando experiencias piloto de cultivo, de las cuales aún no hay datos fiables. Mucho menos pueden inferirse cifras sobre su rendimiento. Este es otro indicador que provoca desconfianza acerca de su viabilidad.

5 – La Memoria Básica que describe el proyecto de central, -a la cual Ecologistas en Acción ha tenido acceso por la distribución de un número limitado de copias de este documento que fueron repartidas entre alguno de los vecinos-, es muy poco transparente y parece un “refrito” de otros proyectos de naturaleza similar, por lo que arrastra multitud de erratas e imprecisiones[1]. A su falta de rigor se une el total desconocimiento sobre la actual legislación vigente en Castilla-La Mancha respecto a la Ley de Evaluación Ambiental. Las deficiencias observadas en este documento suscitan varias cuestiones por aclarar:

6 – Los supuestos contratos de arrendamiento o compra de terrenos. Corre el rumor de que la empresa establecerá contratos de alquiler de tierras a los propietarios interesados, a razón de 1.000 €/hectárea. Así mismo, se afirma que se ha contactado con el vecino ayuntamiento de Galve del Sorbe, y que otros pueblos como los Condemios podrían adherirse al proyecto de instalación de los cultivos. No se puede intoxicar a la población local con la paga de unas primas, cuando se desconoce qué zonas son las seleccionadas para el cultivo, cuando ni siquiera se ha demostrado previamente su idoneidad, y no solo a la población, sino a las administraciones y técnicos encargados de su supervisión.

7 – La rentabilidad. Del análisis de otras instalaciones energéticas similares, se observa que la mayoría de las plantas de generación de energía por biomasa son rentables únicamente por las subvenciones que reciben tanto en la fase ejecución de la obra constructiva como en su fase de explotación. Esto hace que muchas veces el proyecto tenga un corto periodo de rentabilidad social, y en ningún caso rentabilidad económica, ya que se financian con el dinero público.

8 – La conflictividad social. Por semejanza con otras actuaciones similares, consideramos que el establecimiento de este cultivo energético para aprovechamiento como biomasa forestal puede llevar a conflictos con otros sectores económicos y sociales, como ganaderos, cazadores, turismo, e interferir en el aprovechamiento de otros recursos nada despreciables en la economía local, como son la caza y el micológico. Los posibles beneficios que pudiese reportar la extracción de biomasa irán en detrimento del que generan la ganadería, el turismo, la caza y el aprovechamiento micológico.

9 – Las molestias que va a sufrir la población local

Además de todas las enumeradas anteriormente, no debemos olvidar el ruido que producirá la planta y el incremento del tráfico en la zona.

Este tipo de centrales energéticas generan ruidos, que impedirán la habitabilidad en un amplio perímetro a su alrededor; el régimen de vientos tampoco debe ser desdeñado, pues concentrará este ruido sobre lugares concretos del núcleo urbano. En cuanto al tráfico rodado, la instalación de la planta y su posterior puesta en marcha provocará un intenso tráfico de camiones. Según estimaciones, pueden ser del orden de 40 camiones diarios de gran tonelaje, lo que repercutirá negativamente en la seguridad vial y en el estado de las carreteras de la zona. Sobre todo lo percibirán los habitantes de Cantalojas y otros viandantes ocasionales a la hora de poder pasear por caminos y carreteras próximos a la central.

Después de exponer todas estas consideraciones, Ecologistas en Acción propone a la administración que, antes de pronunciarse, valore el proyecto presentado por la empresa EYRA. Para ello se debe exigir un estudio independiente sobre la viabilidad ambiental, ecológica, económica e industrial de esta instalación energética, así como del sistema de obtención de la biomasa a partir de las Paulownia, pues la empresa promotora presentará siempre estudios interesados y tendenciosos.

Y, en cualquier caso, Ecologistas en Acción solicita que sea descartada la realización de este proyecto en la Sierra de Ayllón.


agosto de 2017 :

julio de 2017 | septiembre de 2017



Visitantes conectados: 214