Los españoles comen tiburón sin saberlo

La Shark Alliance, en la cual está integrada Ecologistas en Acción, hace público un estudio que demuestra que la inmensa mayoría de los españoles consumen carne de tiburón sin saberlo. Sin embargo la mayoría de encuestados defiende la necesidad de establecer medidas para la protección de estos animales, sobre los que no existe información clara y transparente a la hora de etiquetar las capturas.

Un nuevo sondeo de TNS Demoscopia [1], encargado por la Shark Alliance, de la cual forma parte Ecologistas en Acción, ha revelado que los españoles consumen carne de tiburón sin saberlo. Si bien el 96% de los encuestados dijo que no comía tiburón, el 76,4% no sabía que tanto el “cazón” como el “marrajo” pertenecen a la familia de los tiburones y cerca de un 33% afirmó que los consumía.

En un sondeo similar realizado por TNS el pasado año, el 95% de los españoles encuestados estaba a favor de que se tomen medidas para proteger a las especies de tiburón en peligro y que se fijen límites para la captura de tiburones con el fin de garantizar una pesquería sostenible.

Los tiburones son animales vulnerables en situación de grave peligro y los españoles no quieren ser cómplices de su consumo y mirar para otro lado. Los pescadores españoles capturan más tiburones que los de cualquier otro país europeo, mientras el gobierno español está cada vez más lejos de la opinión de los ciudadanos acerca de las medidas a tomar para proteger a las poblaciones de tiburones.

Los resultados se han dado a conocer junto a un nuevo informe de la organización SUBMON, también miembro de esta alianza, que lleva por título: España: una potencia mundial en la pesca de tiburón, que documenta una serie de importantes problemas de gestión de las pesquerías . Este informe señala que el etiquetado erróneo y el cambio de denominación en los productos derivados del tiburón se dan en toda España, y son por tanto factores responsables de la incoherencia que supone que hayan personas que expresan el deseo de no comer carne de tiburón, pero que la consumen sin saberlo. El etiquetado correcto es imprescindible para que la gente esté bien informada a la hora de escoger un tipo de pescado. Por otro lado, si nos paramos a pensar en la verdadera escala de las capturas de tiburones, el marketing que conlleva y su consumo, un buen etiquetado es también crucial para el diseño de medidas que ayuden a revertir la situación actual de declive de la población de tiburones y garanticen una pesquería sostenible.

La ley 44/2006 de Mejora de la protección de los consumidores y usuarios, en su capítulo IV, obliga a la administración a asegurar que los consumidores y usuarios cuenten con una información precisa para el eficaz ejercicio de sus derechos. Igualmente obliga a la administración a promover que el etiquetado y presentación de los productos sea de tal naturaleza que no induzca a error al consumidor.

Aparte de las normativas comunes dictadas por la Unión Europea, España no contempla prácticamente ninguna medida de gestión ni control que regule la pesquería indiscriminada de tiburones, ni hace nada por proteger a las especies de tiburón presentes en aguas españolas, ni siquiera aquellas amenazadas de extinción.

El nuevo Plan de acción de la Unión Europea para los tiburones, publicado por la Comisión Europea en febrero de 2009, incluye una hoja de ruta para que España rectifique los excesos de su flota pesquera, contribuyendo así a que su gobierno esté más en sintonía con la voluntad de la población, que desea ver a esta especie protegida contra su sobreexplotación.

Entre otras medidas, los autores del informe instan a España a que implemente las siguientes medidas:

  • Frenar la captura de tiburones fijando los límites recomendados por los científicos y/o los niveles preventivos;
  • Eliminar el exceso de capacidad de la flota pesquera;
  • Tomar medidas preventivas para proteger a las especies de tiburón más vulnerables o en peligro;
  • Garantizar registros de datos pesqueros detallados y un seguimiento del comercio del tiburón, por especie y por producto; y
  • Informar a los pescadores y vendedores acerca de la correcta identificación de las diferentes especies de tiburón y las restricciones sobre su captura;

Durante más de una década, España se ha mantenido entre las cinco mayores potencias del mundo con respecto a la pesca y la comercialización de tiburones. Directa o indirectamente, las flotas pesqueras españolas están presentes en todo el mundo y siguen capturando tiburones, ya sea a propósito o accidentalmente. En la Unión Europea, aproximadamente el 50% de las capturas de “tiburones” (que incluyen a todos los peces cartilaginosos: tiburones, rayas y quimeras) las realiza España.