La calidad del aire en la ciudad de Madrid en 2009

PDF - 377.8 KB
Informe Calidad del Aire Madrid 2009
Informe anual (correspondiente a 2009) de la calidad del aire en la ciudad de Madrid

Ecologistas en Acción ha presentado su informe sobre la calidad del aire en la capital durante 2009. La mala noticia es que, una vez más, la conclusión es similar a la de otros años: los datos oficiales demuestran que la contaminación del aire de Madrid está por encima de los límites legales admisibles. Y esto ha ocurrido sin que el Gobierno municipal tome medidas eficaces para evitarlo, a pesar de que se trata de una situación que se repite de forma persistente, y por la que se ha interesado hasta la Fiscalía de Medio Ambiente.

Los datos correspondientes a 2009 publicados por el Ayuntamiento de Madrid, indican que la calidad del aire de la ciudad de Madrid sigue sin cumplir los valores límite marcados por la legislación europea, y mucho menos se acerca a las recomendaciones de la OMS.

En Madrid el factor más importante en el deterioro de la calidad del aire es el coche. El propio Ayuntamiento reconoce que el 77,0% de los óxidos de nitrógeno (NOx) provienen del tráfico, mientras que tienen este mismo origen el 72,8% de las partículas.

El contaminante más problemático durante 2009 ha sido el dióxido de nitrógeno (NO2). El valor límite anual de contaminación por NO2 establecido por la legislación vigente en 2009 era de 42 microgramos/metro cúbico (µg/m3) de concentración media anual. Pero el promedio de toda la red fue de 55 µg/m3. Es decir, 13 µg/m3 más (un 31% más) que el límite legal de aplicación en 2009 (que será aún más estricto en 2010). Los valores más altos se registraron en las estaciones de Marañón (82 µg/m3), Plaza Luca de Tena (74), Paseo de Recoletos (71), Marqués de Salamanca (66) e Isaac Peral (64).

Es importante destacar que mientras el valor límite legal para la contaminación por NO2 va disminuyendo progresivamente, la contaminación por NO2 en Madrid se mantiene estable los últimos años entre 55 y 62 µg/m3 (ver Tabla). Como consecuencia, cada año que pasa, la ciudad de Madrid está más lejos de cumplir con el valor objetivo establecido por la legislación para el valor límite anual de NO2 en el año 2010 (40 µg/m3).

Tabla: Niveles medios de NO2 en Madrid y su diferencia con el límite legal (valores en µg/m3)

AñoLímite legal aplicable cada año (Valor límite + Margen de Tolerancia)Valor medio anual NO2 (promedio de la Red)Diferencia con límite legal
2003 54 59 5
2004 52 61 9
2005 50 61 11
2006 48 61 13
2007 46 60 14
2008 44 55 11
2009 42 55 13

La legislación establece también un valor límite horario de NO2, con el fin de proteger a la población de exposiciones a altos niveles de este contaminante, aunque sea por cortos periodos de tiempo. El valor límite horario para el NO2 estaba establecido en 210 µg/m3 durante 2009, y no debe rebasarse más de 18 horas al año. Pues bien, la estación de Marañón ha superado este límite en 117 horas, más de 6 veces por encima del límite legal. Otras estaciones también lo han superado ampliamente: Luca de Tena (75 horas), Santa Eugenia (61) o Ramón y Cajal (45).

Ecologistas en Acción quiere destacar que hace 4 años que está supuestamente en vigor la llamada “Estrategia Local de Calidad del Aire de la Ciudad de Madrid 2006-2010”, pero que la misma ha sido un rotundo fracaso. Y ello por la falta de voluntad del Gobierno municipal de acometer seriamente este grave problema de salud pública.

Uno de los mejores ejemplos de cómo se está aplicando la Estrategia lo constituye la implantación de las Zonas de Emisión Baja (las llamadas ZEB), para restringir el tránsito de los vehículos más contaminantes en diferentes áreas. Se trata de una medida anunciada en tres ocasiones. La primera, con ocasión de la presentación de la propia Estrategia Local de Calidad del Aire, cuando se dijo que se pondría en práctica en 2008. Posteriormente la responsable de medio ambiente, Ana Botella, la retrasó a 2010. En octubre de 2009, cuando se presentó la nueva red de medición, se vuelve a anunciar esta misma actuación, pero sin unos criterios claros de en qué va a consistir ni cómo se va a aplicar. Esta falta de concreción, así como la necesidad de esperar a los datos que ofrezca la nueva red de medición (aún por concluir), dan la impresión de no ser sino una nueva estrategia dilatoria para no hacer nada.

Llama la atención que después de años sin acometer las necesarias medidas para reducir la contaminación atmosférica, el Ayuntamiento centre ahora su actividad en reestructurar la red de medición de la calidad del aire. Como es sabido, esta reestructuración se está haciendo en buena medida cambiando de ubicación aquellas estaciones que resultaban más problemáticas.

Pero lo que demuestran los datos del informe presentado por Ecologistas en Acción es que, se ubiquen donde se ubiquen, las práctica totalidad de las estaciones registran niveles superiores a los permitidos por la legislación vigente. En definitiva, más allá del debate sobre la idoneidad o no de la nueva ubicación de las estaciones, lo relevante y urgente es que el Ayuntamiento de Madrid garantice el derecho de los madrileños a respirar aire limpio y ponga en marcha medidas eficaces para reducir la contaminación.

Para Ecologistas en Acción, dado que la principal fuente de contaminación atmosférica en la ciudad de Madrid es el tráfico rodado, cualquier intento serio de reducir los niveles de contaminación pasa por disminuir el uso del automóvil en la ciudad. Esto es lo que se está haciendo en numerosas ciudades europeas (peaje de entrada al centro de la ciudad en Londres, circulación en días alternos de coches con matrículas pares e impares en ciudades del norte de Italia, abono de transportes gratuito para ciudadanos que entregan la matrícula de su coche en ciudades belgas, regulación restrictiva del aparcamiento en muchas ciudades, prohibición de circular a los vehículos más contaminantes en ciudades alemanas, como Berlín o Hanover, etc.).

Hoy por hoy, la disyuntiva, planteada con claridad, no es otra que la reducción del tráfico motorizado o bien continuar despreciando el derecho de los madrileños y madrileñas a respirar aire limpio.




Visitantes conectados: 134