Malas prácticas de Loro Park

Ecologistas en Acción denuncia la mala situación del delfinario de Tenerife y la presencia de varias orcas (Orcinus orca) en cautividad, una de ellas ya ha causado un "accidente" a un cuidador causándole varios traumatismos, encontrándose estos animales en una situación en precario que no tiene nada que ver con su medio natural.

Debido a los efectos provocados por la cautividad de estos mamíferos marinos, Tillikum, un macho de orca salvaje que fue capturada en la década de los 90, provocó la muerte de una de sus cuidadoras en Canadá, y posteriormente volvió a matar otra cuidadora en las instalaciones donde se encuentra en la actualidad en el Sea World de Orlando (Estados Unidos).

Ecologistas en Acción denuncia que este tipo de instalaciones son responsables de las muertes de sus cuidadores y, responsables del sufrimiento animal de las orcas y del resto de mamíferos marinos.

Las orcas son animales nómadas y migratorios que realizan más de 400 millas para cumplir sus funciones vitales de vida, la alimentación y reproducción. Además estos mamíferos marinos, tienen unas características anatómicas y fisiológicas que requieren de espacios abiertos para su supervivencia. Su complejo sistema de biosónar, por el cuál se localizan y mantienen relaciones sociales transmiten unas frecuencias que le harían enloquecer en un recinto tan pequeño como un delfinario.

La Directiva 1999/22/CE relativa al mantenimiento de animales salvajes en parques zoológicos, dice textualmente, que los alojamientos de los animales deben estar en condiciones que persigan la satisfacción de las necesidades biológicas y de conservación de cada especie, los "delfinarios" no lo cumplen. Los delfines, en su medio natural, acostumbran a nadar hasta 40 millas al día y bucear a grandes
profundidades de más de 500 metros. En los delfinarios son obligados a nadar en círculos en sus pequeños estanques o simplemente flotando.

La Ley 31/2003 sobre Conservación de la Fauna Silvestre, establece, en su artículo 3, que los zoológicos están obligados al cumplimiento de las medidas de bienestar animal, en su apartado a) establece que los animales deben estar en condiciones que permitan la satisfacción de sus necesidades biológicas y de conservación, el apartado b) establece la necesidad de proporcionar a cada una de las especies un enriquecimiento ambiental en sus instalaciones.

Existe un total de 42 orcas en cautividad en todo el mundo (8 en Japón, 1 en Sudamérica, 25 en Norteamérica, 8 en Europa -4 en España-). De esas 42, 13 han sido capturadas en el mar y 29 nacidas en cautividad, qué sentido tiene la tenencia de estos animales en cautividad? Ecologistas en Acción solicitará al Gobierno de España que no vuelva a gestionar el certificado CITES, a animales salvajes destinados a la industria de los delfinarios, pues las condiciones de vida de estos animales son fatales y, los programas de recuperación de especies son nulos.

Desde Ecologistas en Acción exigimos una acción clara del gobierno español para acabar con este negocio bárbaro y cruel. Los delfinarios no son educativos ya que, el comportamiento animal que allí es mostrado no existe y, además se hace alardía de superioridad de la especie humana cuando los estudios de etología de cetáceos muestran todo lo contrario.

Ecologistas en Acción solicita el cierre progresivo de los delfinarios, buscando la salida menos traumática para los animales capturados y, que se reproduzcan en cautividad. Por otro lado, Ecologistas en Acción recomienda al Gobierno de España que regule la industria del avistamiento de cetáceos y centros de interpretación del mar, como medida de desarrollo turístico y como medida de divulgación y conservación.




Visitantes conectados: 488