Ecologistas en Acción junto a otras ONG, investigadores y agencias medioambientales trabajan en una aplicación para el móvil que permitirá a las y los consumidores descubrir si se utilizan sustancias altamente preocupantes en los productos que están comprando.

Puedes ayudarnos rellenando un cuestionario sobre tu conocimiento acerca de estas sustancias.

Ciertas sustancias tóxicas utilizadas en productos habituales pueden afectar a la salud o al medio ambiente. Sin embargo, la información que las empresas proporcionan es insuficiente para realizar una compra responsable.

Para algunos productos, como alimentos y cosméticos, el o la consumidora tiene, por lo menos, una etiqueta que detalla la composición (aunque esta etiqueta sea, en ocasiones, ilegible o esté escondida). Pero ¿qué pasa con otros productos, como juguetes, ropa, complementos o muebles? En estos casos, es prácticamente imposible conocer la composición del artículo.

Como consecuencia, las empresas pueden estar utilizando sustancias químicas preocupantes sin que los consumidores lo sepamos. Un nuevo proyecto pretende cambiar esta situación.

Proyecto LIFE AskREACH

Un grupo de ONG, investigadores y agencias medioambientales han comenzado un proyecto que permitirá a las y los consumidores descubrir si se utilizan sustancias altamente preocupantes (SVHC, por sus siglas en inglés) en los productos que están comprando.

Las llamadas sustancias altamente preocupantes incluyen sustancias cancerígenas, mutágenas (que cambian el material genético), tóxicas para la reproducción, disruptores endocrinos que afectan a las hormonas y tóxicos persistentes que se acumulan en el cuerpo.

La idea es que cada consumidor tenga una aplicación en su teléfono móvil y, en el momento de la compra, pueda escanear el código de barras de los productos para ver si contienen estas sustancias.

La aplicación reforzará el “derecho a saber” de los consumidores para que eviten los productos que contienen estas sustancias peligrosas. En respuesta al cambio en la demanda, los productores y vendedores verán la importancia de sustituirlas por otras sustancias más seguras cuando sea posible.

La aplicación se hará pública en la primavera de 2019.

Varias grandes empresas han expresado ya su apoyo al proyecto. Serán las pioneras en poner su información en la aplicación.

El proyecto, llamado AskREACH se desarrollará en 13 estados miembros de la UE y cuenta con 20 organizaciones asociadas, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción.

El REACH y su artículo 33

Según la normativa europea sobre productos químicos REACH, que significa registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y mezclas químicas, los fabricantes están obligados a informar al público si un producto contiene sustancias altamente preocupantes (SVHC) por encima de una concentración del 0,1 %.

Esta regla, llamada Artículo 33, también establece que deben proporcionar la información de forma gratuita dentro de los 45 días siguientes.

El artículo 33 establece un requisito importante para que las empresas den información sobre estos tóxicos. El consumidor debe solicitar la información y la respuesta gratuita puede tardar hasta 45 días.

En la práctica, muy pocas personas se toman la molestia de preguntar a la empresa. Cuando lo hacen, la respuesta es tan tardía que no influye en las decisiones de compra.

Esta aplicación podría cambiar esta situación al poner esa información al alcance del consumidor o consumidora en el momento de la compra.

Puedes ayudar al proyecto rellenando esta encuesta anónima para evaluar el nivel de  conocimiento de las y los consumidores sobre nuestro derecho a saber sobre tóxicos presentes en nuestros productos.