La movilizaciónde la ciudadanía ha conseguido parar la mina de Leito, en la Sierra de Ávila, uno de los más de 30 proyectos mineros que amenazan a la provincia.

Sara de la Paz. Plataforma No a la Mina en la Sierra de Ávila. Jesús Abad. Geográfo. Revista Ecologista nº 96

La Sierra de Ávila está un poco más a salvo. El 8 de mayo se publicó en el boletín de CyL la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) desfavorable del proyecto minero Leito 1.112 que pretendía horadar las entrañas de la serranía abulense.

La movilización ciudadana y la oposición de asociaciones y ayuntamientos ha conseguido tumbar la mina que se proyectaba en la Sierra de Ávila. La DIA hace hincapié en los impactos irreversibles en las aguas superficiales y subterráneas, como señala la Confederación Hidrográfica del Duero, y en la prohibición de la actividad minera en suelo rústico con protección natural.

La Plataforma No a la Mina en la Sierra de Ávila celebra la DIA negativa a la mina.

Durante un año y siete meses, desde el 28 de septiembre de 2016, vecinas y vecinos de la zona no han parado hasta que se declare la mina inviable. Durante este tiempo, la Plataforma No a la Mina en la Sierra de Ávila ha llevado a cabo una intensa actividad con 4.000 alegaciones, 135.000 firmas presentadas y apoyos en change.org, junto a marchas, conferencias, mesas informativas y una manifestación multitudinaria en Ávila de más de 5.000 personas.

La empresa aún puede recurrir el archivo definitivo. Otros proyectos como el de la Sierra de Yemas o el Valle del Corneja siguen activos, de las más de 30 minas a cielo abierto que se pretenden abrir en la provincia.