Ecologistas en Acción se ha dirigido a la Fiscalía de Medio Ambiente de Almería para denunciar el destrozo ambiental en la rambla del Cañuelo.

En la zona de dominio público hidráulico de la Rambla el Cañuelo, sita en las faldas de la Sierra de Gádor, en el término municipal de Enix, se están realizando unos movimientos de tierras con maquinaria pesada, lo que está suponiendo un grave deterioro ambiental en el cauce natural. Se están produciendo desmontes y labores de desbroce que están alterando gravemente las características naturales y los valores paisajísticos de la zona.

La rambla del Cañuelo tiene unos elevados valores naturales con una rica flora y fauna, típica del clima mediterráneo. Se pueden encontrar diversos Hábitats de Interés Comunitario que están protegidos por la Directiva Hábitat y el Real Decreto 1193/1998, donde se protegen zonas subestépicas de gramíneas y anuales del Thero-Brachypodietea (Sistema Prioritario); Ríos mediterráneos de caudal permanente con Glaucium flavum, así como Fructiceras, retamares y matorrales mediterráneos termófilos: Retamares y matorrales de genisteas, Zona potencial del arto (Maytenus senegalensis subs. Europeae) especie recogida como “vulnerable” en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas.

También es una zona de distribución y campeo del Búho real, incluido en el catálogo andaluz de especies amenazadas de la Ley antes citada como de interés especial y zona potencial del murciélago cavernícola, considerado de vulnerable y en peligro de extinción por esta Ley y el hábitat del murciélago cavernícola especie Catalogada de “Vulnerable” a “Peligro de Extinción” y es zona de distribución y campeo del Águila perdicera.

Este enclave natural está incluido en el Plan de Ordenación del Territorio del Poniente de Almería (POTPA) aprobado por decreto 222/2002, de de 30 julio (BOJA número 119 de 10 de octubre de 2002) y dice que “ son formaciones de matorral de la sierra de Gádor” siendo uno de los espacios de interés ambiental y territorial definidos en dicho Plan, en cuya normativa establece la prioridad en esta área de los usos naturalísticos y científicos sobre cualquier otro y se señala, como uno de sus objetivos específicos, preservar el paisaje singular que constituye la Sierra de Gádor, que actúa como fondo visual de la llanura.

Entre los aspectos a considerar se encuentra el que es un espacio donde el agua fluye y está presente durante todo el año, siendo utilizado por la fauna como abrevadero y espacio de reserva de los cotos limítrofes, como el de las Moreras y el de Félix.

La rambla del Cañuelo es un espacio utilizado por grupos de senderistas, asociaciones hípicas, clubs ciclistas, etc. Además, es su vía principal y natural de acceso a la Sierra de Gádor, siendo un patrimonio natural paisajístico utilizado por la ciudadanía que se perdería para siempre, causando también la pérdida de un importante recurso natural para la industria turística que redundaría en pérdidas económicas.

Estos trabajos de movimientos de tierra pueden tener una relación con la próxima apertura de una cantera de áridos que ha sido denunciada por diversos grupos políticos y ecológicos por el enorme impacto ambiental que causaría en el cauce natural de la rambla.

Para Ecologistas en Acción estos hechos son contrarios a la normativa ambiental aplicable, por lo tanto se deberían adoptar medidas provisionales para que se produzca un cese inmediato en los trabajos de movimientos de tierras y se reponga el lugar a su estado originario.

Consideramos que estos hechos pueden ser constitutivos del tipo penal de delitos contra la ordenación de los recursos naturales y el medio ambiente. Se están produciendo unos hechos graves que pueden alterar el equilibrio natural en la zona.

Estos hechos vulneran los principios y objetivos establecidos en la Ley 9/2010 de Aguas de Andalucía. En el artículo 5 como principio general la Prevención, conservación y restauración del buen estado ecológico de los ecosistemas acuáticos y, con respecto a sus necesidades de agua, de los ecosistemas terrestres y humedales directamente dependientes de los ecosistemas acuáticos y el principio regulado en el artículo 6 de Prevenir el deterioro del estado de todas las masas de agua, superficiales, subterráneas y de las zonas protegidas, y, en su caso, restaurarlas con objeto de alcanzar el buen estado ecológico de las mismas. Para ello se definirán, implementarán y garantizarán los caudales ambientales necesarios para la conservación o recuperación del buen estado ecológico de las masas de agua.

La ley de Aguas de Andaluza también establece que estos hechos serán considerados como graves cuando se realicen sin la debida autorización del organismo competente, en este caso la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Pesca de la Junta de Andalucía.

Estos hechos serían contrarios a la Ley de Patrimonio Natural 42/2007 porque los trabajos de movimientos de tierra no contarían con una evaluación de impacto ambiental donde se determine el impacto real sobre las especies protegidas como los Hábitat citados anteriormente.

Estos hechos pueden estar tipificados en el Código Penal articulo 266 como delitos contra el medio ambiente.