Ecoloxistes n’Aición d’Asturies ha pedido a la Consejería de Medio Ambiente la apertura de una investigación sobre la situación ambiental del sector siderúrgico asturiano ya que, desde el 2016 podría estar funcionando sin la correspondiente “Licencia Ambiental”, lo que supondría estar incumpliendo todo el marco normativo desarrollado a partir de la Ley de prevención y control integrados de la contaminación (Ley de PCIC), aprobada en el 2002.


La Autorización Ambiental Integrada (AAI) es una figura de intervención administrativa que, para las instalaciones afectadas, sustituye al conjunto de autorizaciones ambientales existentes hasta la entrada en vigor de la Ley de PCIC y que establece un condicionado ambiental para la explotación de las actividades e instalaciones contempladas en dicha Ley. Esta autorización se otorga con carácter previo a cualquier otra autorización o licencia sustantiva exigible, y es de carácter vinculante para todo lo relativo al condicionado ambiental.

La legislación estable que las autorizaciones deberían ser revisadas y, en caso necesario, actualizadas en un plazo de cuatro años a partir de la adopción de las conclusiones sobre las mejores técnicas disponibles (MTD) relativas a la actividad principal de cada instalación. Estas conclusiones sobre las MTD en la producción siderúrgica fueron establecidas en febrero del 2012, y publicadas en marzo del mismo año en el Diario Oficial de la Unión Europea, por lo que la fecha límite para contar con esta nueva AAI habría sido el 2016.

Las estaciones asturianas afectadas por esta normativa serían, por una parte, las de producción de coque, como IQN – Baterías de Cok e Industrias Doy Manuel Morate y por otra parte las de calcinación o sinterización de minerales metálicos incluido el mineral sulfuroso y las de producción de arrabio o de aceros brutos como Arcelormittal España – Planta Siderúrgica de Avilés y Gijón, que, por otra parte, también estaría incluida en el primer apartado por su planta de producción de coque.

El otorgamiento de la AAI es competencia del órgano ambiental de la Comunidad Autónoma en la que se ubica la instalación, que en el caso de Asturias es la Consejería Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente. Según la información publicada en el Sitio Web de la Red Ambiental de Asturias, (Autorizaciones Ambientales Integradas, Instalaciones industriales con Autorización Ambiental Integrada en Asturias, Acceso a la documentación pública por grupos) únicamente Industrias Doy-Manuel Morate habría revisado la autorización ambiental integrada de la instalación para su adaptación a las nuevas. Esta AAI se habría aprobado por una resolución de julio de 2017, lo que supone haber estado funcionando sin “Licencia Ambiental” durante un año.

Peor sería la situación de las otras dos instalaciones, IQN – Baterías de Cok y Arcelormittal España ya que, hasta la fecha, no consta que hayan tramitado su nueva AAI, esto es especialmente grave en el caso de Arcelormittal ya que, tanto en las revisiones en materia de emisiones a la atmósfera para las aterías de coque de Avilés en 2016, como en lo referente a la reconstrucción de las baterías de coque de Gijón, ya se indicaba claramente que debería atenerse a las conclusiones sobre las MTD en la producción siderúrgica, publicadas en el Diario Oficial de la Unión Europea de fecha 8 de marzo de 2012 por lo que eran de sobra conocedores que debería cumplirlo para todas sus instalaciones afectadas antes de 2016.

Ante esta situación, Ecoloxistes n’Aición d’Asturies ha pedido a la Consejería Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente que inicie el correspondiente expediente por si se hubiese incumplido y, en algunos casos siguiese incumpliendo la legislación en lo que se refiere a las AAI.