Según la página Web del Gobierno regional, tras cuatro días de elevada contaminación del aire, hoy lunes entre las dos y las tres de la tarde en la estación Renault 1 de Valladolid, situada entre los municipios de Valladolid y Laguna de Duero, se ha superado por primera vez en lo que llevamos de año en toda Castilla y León el umbral de información de ozono troposférico, establecido por la normativa en 180 microgramos de ozono por metro cúbico de aire, como media horaria.

La previsión de la superación del umbral de información obliga a las autoridades autonómicas a advertir a las personas más sensibles a la contaminación atmosférica, tales como niños y niñas, personas mayores, mujeres gestantes o personas con problemas respiratorios o cardiovasculares, de que se protejan evitando en las horas centrales del día y a la caída de la tarde cualquier esfuerzo físico y los ejercicios al aire libre. También deben informar sobre la previsión de evolución de la contaminación, las áreas afectadas y la duración del episodio.

No obstante, en una muestra más de su negligencia en materia de calidad del aire, la Junta de Castilla y León no ha avisado a la población, dejando desprotegidos a los 370.000 habitantes de la aglomeración de Valladolid, constituida por la capital y los municipios de Arroyo, La Cistérniga, Fuensaldaña, Laguna de Duero, Renedo, Santovenia de Pisuerga y Zaratán.

Esta misma mañana Ecologistas en Acción difundía que el sur de la ciudad y la población de Laguna de Duero llevan superando desde el jueves el objetivo legal para la protección de la salud del ozono, establecido en 120 microgramos por metro cúbico medidos en ocho horas consecutivas, y desde el lunes pasado la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este contaminante, establecido en 100 microgramos por metro cúbico.

No hacía falta un sofisticado sistema de predicción de lo que podía pasar, tan sólo estar atentos a las temperaturas y a los registros de la estación más conflictiva de la provincia, ubicada en Laguna de Duero, una auténtica «Zona Cero» de la contaminación donde confluyen las emisiones del tráfico urbano y metropolitano con las de destacadas industrias como Renault España, arrastradas por los vientos del Noreste, disparando los niveles de ozono en tardes soleadas de verano como la de hoy.

Por su lado, el Ayuntamiento de Valladolid ha desactivado de manera poco afortunada las medidas informativas decretadas la semana pasada, cuando la gravedad de la situación exigía no sólo incrementarlas sino valorar la activación de la situación 2 del plan de alerta municipal, al haberse excedido en más de tres días consecutivos el límite legal de ozono en una estación del municipio. Ello a pesar de que en esta ocasión las medidas de restricción del tráfico en el centro de la ciudad podrían haber resultado insuficientes teniendo en cuenta la necesidad de actuar sobre el tráfico metropolitano que accede por el sur y sobre las emisiones de la fábrica de automóviles de Renault.

Ante la persistencia esta semana de las elevadas temperaturas, Ecologistas en Acción reclama a la Junta de Castilla y León y a los ayuntamientos de Laguna de Duero y Valladolid que arbitren medidas coordinadas que mitiguen el episodio de contaminación por ozono, tanto sobre el tráfico como sobre las emisiones de las factorías Renault y otras industrias próximas, para evitar que la situación se prolongue más en el tiempo, dañando aún más la salud de las personas más sensibles.

El ozono troposférico, también conocido como ozono «malo» por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por el tráfico y algunas industrias, en presencia de radiación solar.

Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares. La OMS estima en 1.600 los fallecimientos prematuros anuales en España producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono como los registrados estos días. El Instituto de Salud Carlos III ha estimado en 35 las muertes anuales que ocasiona la exposición al ozono en la ciudad de Valladolid.