El pasado lunes 9, reabrió la Escuela de Remo Madrid Río, en el canal que se ha creado al recrecer el río Manzanares con motivo del cierre de la compuerta número 9, junto al centro cultural Matadero. Ecologistas en Acción reitera la exigencia de abrir cuanto antes la presa. No debe mantenerse durante más tiempo la creación de una lámina de agua estanca para satisfacer un interés particular, hay que devolver al río sus valores naturales.

La renaturalización del río Manzanares supone proteger un bien común, un patrimonio de todos y todas, un espacio para la biodiversidad y para el disfrute de la ciudadanía. Y es lo que vienen reclamando mayoritariamente vecinos y vecinas cuando contactan con la organización ecologista. Si bien, en 2016, Ecologistas en Acción consideró que podía ser compatible el remo (manteniendo el agua represada entre la presa 9 y 8, en Arganzuela) con la naturalización del tramo urbano previo, actualmente no es posible mantener esa opinión.

 

La explosión de vida en el río, la rapidez con la que se está convirtiendo en un pasillo ecológico, el que la vegetación autóctona crezca y la fauna se conecte con los espacios silvestres al norte y sur de la ciudad, así como el bien social que supone incorporar un ecosistema natural en medio de la ciudad, obliga a cambiar la propuesta. Recuperar la renaturalización del río en los casi dos kilómetros inundados con la bajada de la presa 9 es una obligación para Ecologistas en Acción, con el fin de frenar el impacto ambiental que se está causando y por la protección de un bien común.

Ecologistas en acción no está en contra del remo, pero este deporte debe realizarse allí donde se dan las condiciones adecuadas para ello, en infraestructuras como estanques, canales y lagos artificiales. Lo que no se puede exigir es sacrificar el patrimonio natural, la biodiversidad y el bien común que representa la renaturalización del río Manzanares para la práctica del remo.

No se debe dividir el río como si fuera una carretera o una calle y decidir qué se hace con cada parte. No se trata de renaturalizar un tramo para los pájaros, plantas, peces, anfibios y reptiles y convertir otra parte en canal y así sucesivamente. El río es un ecosistema cuyo principal valor es que es un flujo continuo de agua que crea un pasillo ecológico. Si se interrumpe y cambia el ecosistema, aunque sea 50 metros, se está impactando sobre su valor y su biodiversidad. Y desde el punto de vista social, las personas que conviven con el tramo de río represado sienten desilusión y agravio comparativo con la situación de otros barrios que sí disfrutan del río natural. Por eso, no debe priorizarse el interés general y buscar alternativas al interés particular.

Por todas estas razones, Ecologistas en Acción exige la apertura inmediata de la presa 9 para recuperar la vida del río Manzanares porque #EsUnRioNoUnCanal. Para ello, se anima a la ciudadanía a seguir firmando y difundiendo las iniciativas en Change.org (más de 16.000 firmas en 8 días) y en Decide Madrid (más de 1.700 firmas en 8 días) y se convoca una concentración el viernes 13 de julio a las 18.30 h. en la Pasarela Sur Puente de la Princesa.