Ecologistas en Acción del Valle de Ricote ha presentado al Ayuntamiento de Abarán, varias propuestas al Avance del Plan Director Estratégico del Entorno del Río Segura de Abarán, que se presentó el pasado mes de junio y que pretende crear un parque que recorrerá los 4,5 km del río Segura a su paso por Abarán, así como el restaurado del bosque de ribera desde la Hoya de Don García hasta el Jarral, entre otras cosas.

Después de un análisis del plan, la asociación ecologista ha elaborado unas sugerencias en las que solicita que el proyecto se transforme en sus principales líneas de actuación o se retire, ya que, la prevista mejora ambiental de las riberas está claramente supeditada a un proyecto de actuación, que modifica el entorno natural del ecosistema ripario, incluyendo la apertura de caminos y la construcción de infraestructuras, en el que se contemplan elementos que suponen un impacto negativo y una artificialización no justificada en modo alguno de riberas y huerta.

Entre los elementos constructivos que el proyecto incluye destacan: la apertura de un camino en la margen derecha del río en el paraje protegido de la Hoya de Don García, así como la instalación de una pasarela peatonal sobre el río Segura, construcción de caminos con barandillas de acero, bordillos, losas y soleras de hormigón, tanto en las márgenes como en los caminos de huerta y de parques fluviales, etc.

Las actuaciones en la desembocadura de las distintas ramblas, consistirán en la realización de diques y pozas en el cauce para el depósito de sedimentos, para evitar el transporte hasta su desembocadura al río, así como el arreglo de taludes mediante escolleras o muros de gaviones. Entendemos que todas estas actuaciones tendrán un impacto negativo en los valores paisajísticos y naturales que pretendidamente el proyecto trata de potenciar, por lo que la opción más razonable es la modificación del proyecto con la retirada de estas actuaciones.

Debería elaborarse un nuevo proyecto bajo premisas de mejora ambiental para el ecosistema fluvial exclusivamente, para lo cual sería suficiente con trabajos que limiten el crecimiento de las especies vegetales invasoras, especialmente de la caña; la plantación de especies autóctonas de ribera, como olmos, álamos, almeces, fresnos, tarays, madreselva; el mantenimiento de esta plantación; la cartelería informativa y difusión del proyecto; la gestión de los residuos; etc. En cuanto a los caminos y sendas, bastaría con la mejora del estado de las ya existentes, que no requiera una elevada actuación constructiva, utilizándose materiales naturales (a lo sumo, albero, tierra,….). Debe evitarse la pérdida de suelo fértil y permitirse el crecimiento de las diversas especies de flora, recogidas en los estudios y trabajos didácticos sobre etnobotánica realizados en el ámbito de la Ruta de las Norias.

Es fundamental para que tengan éxito las actuaciones de revegetación y eliminación de exóticas, que se contemple y presupueste el mantenimiento de las plantación (y control de exóticas) durante los años posteriores. Proponemos que haya una partida presupuestaria específica para mantenimiento de trabajos durante los años que se consideren necesario, en función de las características de la actuación a realizar en cada uno de los tramos que componen el proyecto.

La intervención propuesta, con la apertura o modificación de caminos ya existentes, y el acondicionamiento de varios puntos como áreas recreativas, es previsible que se traduzca en una mayor presión, con un incremento de usuarios y visitantes en zonas hasta ese momento poco transitadas. Esta circunstancia debe analizarse y preverse actuaciones en el proyecto para evitar un efecto contrario al perseguido, y que zonas hasta ahora “aisladas” se degraden (residuos, ruidos,…).

No se conoce el coste que supondrá mantener esta obra una vez haya sido terminada, y pase a manos del ayuntamiento de Abarán, que será la administración que deberá asumirlos. El mantenimiento de los espacios de uso público su infraestructuras (caminos del entorno de la Ruta de las Norias, ribera del río Segura, restauraciones ambientales de El Caño y El Jarral, papeleras y residuos, mobiliario, etc.) es claramente ineficiente, por ello resulta básico conocer cómo se hará el mantenimiento de lo que principalmente consiste en nuevas infraestructuras, de una envergadura importante.

Entendemos que debe indicarse en el proyecto una estimación de los costes de mantenimiento anuales que generará esta obra, para poder evaluar si la actuación prevista puede ser asumida por los presupuestos municipales, o qué impacto tendrá el mantenimiento de la misma en otras partidas presupuestarias locales.

El proyecto debe adaptarse al marco normativo existente en relación con la protección de la fauna amenazada y el patrimonio protegido:

  • El proyecto afecta en toda la extensión del cauce del río Segura, a la zona considerada como “Área crítica” en el plan de recuperación de la nutria (Lutra lutra), clasificadas en la categoría de “en peligro de extinción” en el Catálogo de Especies Amenazadas de Fauna Silvestre de la Región de Murcia. Por ello, las actuaciones del proyecto deberán adaptarse a esta normativa.
  • La actuación que se proyecta afecta de lleno al Bien de Interés Cultural, con categoría de Lugar de Interés Etnográfico, de Las Norias de Abarán, declarado recientemente por la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Deberá por tanto ajustarse, como paso previo, a lo establecido en los criterios de protección, así como al Plan Especial del Paisaje que deberá aprobarse antes, en cumplimiento de la Ley 4/2007 del Patrimonio Cultural de la Región de Murcia.